Durante los últimos años, específicamente de 2014 a la fecha, el comercio electrónico ha tenido un importante crecimiento a nivel global.

De acuerdo con Statista, hace 4 años las ventas de retailers online ascendieron a 1.33 trillones de dólares; para 2016 las ventas digitales fueron de 1.86 trillones, y para el término de este año estimaciones indican que podrían elevarse hasta 2.77 trillones de dólares.

La comodidad al momento de adquirir un producto o servicio, las variantes en sus formas de pago, precios más bajos que en PDV, productos de importación que no existen en determinado país, promociones especiales, entre otros factores han hecho del e-commerce un canal de venta consentido por los clientes en todo el mundo.

Alto costo por bodegas, consecuencia del alza en compras digitales

Sólo en México, 3 de cada 4 personas realizaron, al menos, una compra online el año pasado, según información de la Asociación Mexicana de Venta Online, registrando además un crecimiento del comercio electrónico de 28.3 por ciento, de 2015 a 2016.

Esto, sin duda, beneficia no sólo a este canal de compra, sino también a todas las empresas participantes, que cuentan con tiendas digitales, distribuidores, empleados, y por supuesto, a la economía interna de cada nación.

Sin embargo, la alta demanda de compras en línea está generando una dificultad para los minoristas que, en un futuro, podría afectar también a los shoppers.

Según información publicada en Business Insider, la empresa de bienes raíces CBRE señala que el precio por predios, destinados a las construcción de bodegas o almacenes de retailers que buscan contener sus productos por venta digital, han aumentado considerablemente, sobre todo aquellos que se ubican cerca de los suburbios.

Una medida para aminorar el impacto en los gastos e inversión de los minoristas, según especialistas, es que en determinado tiempo las marcas de retail incrementen su costo por envío, efecto que podría molestar, y desde luego, afectar el gasto destinado a compras digitales.

Aun se desconoce en qué nivel podría impactar esta situación al comercio electrónico; habrá que esperar a que los minoristas atiendan este hecho y que defina qué medidas tomarán.