Los hábitos de consumo y compra del cliente a nivel mundial, han tenido notorios cambios, al igual que un retailer y sus diferentes canales de venta.

En los PDV, la industria de retail ha tenido innovaciones que van desde capacitación especializada a su personal y mejoras en la logística de distribución, hasta la aplicación de nuevas tecnologías que optimicen su operación y servicio al cliente.

Por otro lado, con la llegada y penetración de Internet y el alcance que este tiene, las tiendas digitales se volvieron una realidad que al día de hoy ha contribuido a un aumento en ventas, ingresos, mejor posicionamiento de marca, llegada a nuevos segmentos de clientes y una mejor rentabilidad de negocios.

Y es precisamente en este último canal donde las modificaciones y adaptaciones se han hecho especialmente visibles.

Además de las innovaciones tecnológicas, como la Realidad Aumentada o comandos de voz, en países como México han tenido que idear nuevas formas de pago para que aquellos clientes que aún se mantienen escépticos de pagar por Internet, compren en tiendas online.

Retailers físicos y digitales, por un ganar-ganar

A pesar de que 3 de cada 4 mexicanos realizó una compra en línea durante los últimos 3 meses, según la AMVO, la incertidumbre sobre qué pasa con los datos de la tarjeta de crédito cuando estos son introducidos en un sitio web, o la falta de un medio de pago electrónico, son dos motivos que han dado paso a que minoristas online tengan, como opción de pago, las cajas de un PDV, de acuerdo con Deloitte.

Pero con esta medida no sólo se beneficia el e-tailer, sino también al establecimiento participante que recibe pagos de compras digitales.

Entre los beneficios que recibe un retailer físico destacan los siguientes 3:

  • Potencializa el número de consumidores: el ofrecer como servicio adicional, recibir pagos de compras online invita a que más consumidores se sumen a la lista de clientes finales de un determinado PDV, y decidan no solo efectuar dichos pagos, sino también gastar en el establecimiento.
  • Genera mayor tráfico: a estar dentro de una tienda, la persona que se disponga a pagar un pedido que hizo en Internet puede sentirse atraído por los productos que este ofrece, lo cual favorece al PDV al motivarlo a realizar un gasto que no tenía previsto.
  • Cobro de comisión por servicio: así como sucede con transacciones a cuentas bancarias, pagos de servicios como luz, agua o teléfono, que la tienda cobra una comisión por este servicio, lo mismo sucede cuando un cliente decide pagar compras digitales en PDV.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL