La evolución del marketing y la incansable tarea de atraer al consumidor ha llevado a generar distintas estrategias, pero en realidad todas son parte de un solo objetivo con las variantes de su nicho.

En el caso de la publicidad se habla de ATL (Above the line) y BTL (Below the line). La primera refiere a toda la difusión de una marca en los medios principales de comunicación, como son el radio, la televisión, periódicos o revistas impresas y carteles.

En la publicidad BTL se emplean canales más directos para hacer contacto con los consumidores, sea correo electrónico, llamadas telefónicas, redes sociales y otros.

La mayor ventaja de la publicidad BTL es que por ser de medios no masivos, las inversiones son menos costosas.

Además, en BTL se puede establecer una comunicación más especializada al tener clasificados a los clientes potenciales.

Aquí tenemos un medio urbano como canal de comunicación. No se ocupó un medio masivo, pero los vecinos o transeúntes que pasan y ven este edificio reciben el mensaje de la marca.

En este otro ejemplo una revista impresa puso la utilería para que mujeres bellas se echaran a tomar el sol sobre la arena. La imagen es simple, una mujer real sobre una toalla con el nombre de la revista. Así de sencillo es hacerse publicidad.

Y aquí tenemos otro edificio que aprovechó sus puertas giratorias de acceso para simular las aspas de una batidora convencinal, pero que al ser traída a la realidad en dimensiones gigantes, logran el impacto de una buena campaña publictaria.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL