A todos en México nos tienen emocionados los triunfos de la selección sub-17, y más que sus goles, es la mentalidad ganadora la que nos ha conquistado.

Más artículos de Luis Ángel Quintero:
Creatividad Apple
Somos un medio

Los comentarios en redes sociales y con amigos de carne y hueso, son siempre favorables, reconociendo la gran capacidad de nuestros jóvenes mexicanos, quejándose al mismo tiempo de que esos mismos chavos al crecer se convierten en “estrellitas” que con trabajos califican a un mundial.

Pero… ¿qué pasa con todos los demás jóvenes mexicanos?

En creatividad, en donde todos los días buscamos ideas frescas, me encantaría encontrar a las jóvenes promesas creativas, trabajando en experimentados equipos de agencias, fogueándose en las canteras de empresas de marketing mundial, proponiendo nuevos caminos y productos para necesidades que aún no existen… pero no sucede así.

Las oportunidades que se ofrecen a los jóvenes son muy pocas, y encontrar a esas estrellas es muy complicado. El sistema laboral no está hecho para encontrar talentos nuevos, sino para encontrar trabajadores que entiendan las estructuras de las empresas y entren como un engrane más de la industria.

En Milagro Creativo, tenemos programas de trainees de verano para que los sub-20 puedan aprender lo que es trabajar en una agencia creativa con campañas y clientes de verdad, pero ha sido difícil encontrar gente que se quede o que regrese al terminar la escuela.

Necesitamos motivar a los sub-17, sub-20 o sub-23 para que no tengan miedo, igual que los futbolistas, y se puedan enfrentar a equipos de cualquier parte del mundo (Italia, Brasil, Argentina, Nigeria, etc.) y ganar. La competencia hoy en día es mundial, y nuestras campañas son comparadas con campañas de Londres a Corea, y la gente prefiere compartir contenidos relevantes sin importar el país de origen. Si integramos a jóvenes que no tengan temor de decir lo que piensan, de defender sus ideas y de cambiar las viejas formas de trabajo, tendremos la posibilidad de meter más goles y ganar más clientes.

Yo sigo a la búsqueda de talento nuevo. Sé que si lo encuentro y lo pongo junto a jugadores de experiencia, se va convertir en talento de clase mundial.

En lugar de emplear al “joven sin experiencia”, encontrar la experiencia joven que cambie al equipo.

Gracias sub-17 por el ejemplo y ¡felicidades!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL