Una página web es mucho más compleja de lo que se logra apreciar a simple vista. Detrás de cada párrafo y de cada imagen hay una serie de lineamientos que se deben seguir para posicionar dicho contenido entre los millones que existen en internet. No obstante, hay algunos componentes a los cuales habrá que prestarles particular atención, como es el caso del título, el cual no sólo es uno de los primeros componentes con los que tendrán contacto las personas, sino que también servirá como una especie de tarjeta de presentación. Respecto a este tema hablaremos en las siguientes líneas.

La síntesis es fundamental cuando se trabaja con el título de una página web. Es necesario que una idea sea expresada en una cantidad reducida de caracteres. Lo ideal es que dicho texto tenga una extensión máxima de 70 caracteres. La idea es que, cuando éste salga sea distribuido en canales como las redes sociales, no salga cortado y pueda ser leído con facilidad por los usuarios.

Por supuesto, es fundamental que el título de una página web siga los lineamientos del SEO, para que pueda posicionarse de manera efectiva por los motores de búsqueda como Google. La regla básica que hay que tomar en cuenta es que en dicha frase que va a encabezar una entrada hay que incluir la palabra clave que se ha designado para el texto.

Otros aspectos menos formales que hay que tomar en cuenta, pero que también tienen importancia en la generación de un título de una página web, es la estructura de la oración. Si bien se pueden incluir frases que enganchen al usuario (como, por ejemplo, “te atreverías a hacer tal o cual cosa”), si se está trabajando con un sitio de e-commerce, palabras como promoción, descuento o gratis suele captar mucho la atención de la gente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL