La promotoría forma parte esencial del punto de venta debido a las actividades que desempeña, permite dar a conocer un producto e impulsar su venta, así como limpieza, acomodo y exhibiciones. De no tener esta actividad, en el punto de venta no se podrían desplazar fácilmente los productos y lograr atraer la atención del cliente.

Las temporadas más fuertes son febrero, mayo, junio, julio, agosto, noviembre, diciembre. Según expertos, con una planeación adecuada y un análisis correcto se puede determinar el número de horas por tienda y temporalidad para no descuidar los espacios.

En entrevista, Zoila Saldaña, directora de operaciones de Promarket, dijo que uno de los mayores desafíos para las marcas es conseguir una mayor rentabilidad dentro del punto de venta. Sin embargo, la oportunidad que tienen está en el desarrollo de estímulos para facilitar la compra de los productos, lo que les permite ganar el pulso a otras marcas que ofrecen bienes similares o sustitutos, además de incrementar la rotación, con la finalidad de lograr una mayor notoriedad y presencia.

“La promotoría nos brinda participación en anaquel, visibilidad de la marca, comunicación con clientes actuales y potenciales, el poder diseñar estrategias puntuales para cada formato en el punto de venta”, afirmó.

También dijo que la mejor forma de lograr una ventaja competitiva en el punto de venta es crear relaciones con los clientes, a través de una excelente calidad de servicio y/o producto, que supere sus expectativas y genere un estado emocional positivo, en otras palabras, que se sientan parte de la marca y se conviertan en un canal de comunicación ante otros clientes.

“La promotoría es funcional para todos los puntos de venta. Es el medio por el cual los productos y servicios son presentados a los consumidores. Se adapta a cualquier lugar o plataforma y permite que el cliente tenga contacto con el negocio que ofreces tanto en retail como en mayoreo, influyendo en la decisión de compra”, explicó.

Por otro lado, Alberto Aparicio, director general de Proaarm, en entrevista, ha señalado el valor de la capacitación. “Es importante que los promotores entiendan perfectamente lo que están vendiendo, esto para no generar venta con devolución y que la compra sea cien por ciento exitosa, respondiendo dudas del consumidor final, y no dejar nada a la deriva que genere un descontento.

Nunca habrá mejor manera de conocer las cualidades y beneficios de un producto o servicio sin un primer acercamiento por parte de la misma marca, por lo que la promotoría no dejará de ser importante en los puntos de venta, con esto el consumidor tiene una mejor visión de lo que le interesa y lo que desea consumir”, afirmó.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL