Estamos viviendo la nueva era de la colaboración, donde todo suma. Las corporaciones más astutas aprovechan recursos adicionales para lograr resultados que no podrían alcanzar por sí solos. Trabajan en conjunto con otras empresas, marcas, regiones, países, influenciadores, consumidores, shoppers y obtienen el máximo provecho de su staff. ¿Tú ya lo estás haciendo?

Más artículos de Alejandro Corona:
El nuevo CEO de tu empresa: el consumidor
Innovación para medir resultados
ROI: ¿sigue siendo efectivo?

Colaboración

La complejidad del entorno

En estos días las organizaciones están enfrentando tiempos comerciales difíciles. La complejidad de tener que aprender mientras producen sin poder parar la maquinaria, la necesidad de contar con una velocidad de respuesta que muchas veces excede las posibilidades. Un consumidor cada vez más preparado y un shopper que no conoce la palabra lealtad. En ocasiones resulta imposible que una misma empresa tenga la capacidad de respuesta, el tamaño para lograrlo e inclusive el presupuesto.

Formas de colaboración

La colaboración empieza en casa, con diversos perfiles de personas trabajando juntos en busca de un propósito común. Equipos interdisciplinarios de alto rendimiento que buscan cumplir un objetivo. La inclusión de espacios físicos abiertos, integración de empleados de diferentes departamentos en una sola área pueden ser clave.

El siguiente paso es buscar empresas o marcas que compartan los mismos intereses y valores, que le hablen al mismo target, para sumar esfuerzos y reforzar la presencia de marca. Esto representa optimizar los presupuestos para generar una mayor influencia e impacto. Cada vez que se unen empresas o marcas estratégicamente bajo una sinergia interesante, el consumidor lo percibe y acepta con un credibilidad y frescura.

El paso decisivo es contar con la colaboración más importante: la del Consumidor. Permitir que participe en los procesos de innovación de la empresa, en la toma de decisiones, en la creación y evaluación de las campañas en tiempo real. El poder de creación se ha democratizado y ahora cualquier persona puede coparticipar, el crowdsourcing ha demostrado hasta donde es capaz de llegar el talento e iniciativa del usuario.

El perfil del colaborador

Un ejecutivo orientado a la colaboración tiene rasgos claramente definidos: transpira una profunda conciencia social, es tolerante a la diversidad, emana respeto, es emprendedor, interdependiente. Busca ante todo la resolución de conflictos, va en pro de la comunicación, el compañerismo, apoyando siempre al líder del proyecto.

La colaboración es optima en un ambiente donde se enaltezca la creatividad. Uno de los principales objetivos es la propuesta de soluciones a problemas a través de sinergias que conduzcan a la innovación. Los integrantes requieren contar con la autoridad suficiente para poder tomar decisiones.

La tecnología a favor

La tecnología está cambiando la forma en cómo trabajamos y producimos. La comunicación y cocreación se están transformando día con día. La interacción que ofrece la nube está redefiniendo los modelos de colaboración. Nos estamos transformando a un mundo de innovación abierta, creatividad colectiva. Esa es la gran apuesta de la tecnología.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL