En la búsqueda de entregar un mayor valor al consumidor satisfaciendo sus necesidades en el establecimiento físico, es importante entender el valor que aporta el diseño de una estrategia de merchandising a través de la gestión por categorías.

Una categoría es un conjunto de productos que los consumidores perciben como complementarios o sustitutivos respecto a la satisfacción de una necesidad. En este sentido, la gestión debe estar enfocada en la agrupación de productos para generar una estrategia de venta, con el objetivo de obtener mejor resultados por medio de la correcta asignación de los productos en las góndolas y una correcta marcación de precios y estructura del lineal.

De manera que la gestión por categorías implica comprender los objetivos comerciales de cada marca para diseñar una estrategia, y así llevar una planificación cuidadosa de las categorías para entregar lo que el consumidor está buscando.

La estructura de la gestión por categorías se puede terminar de esta manera:

Categoría

Las categorías permiten clasificar los productos de forma que se puedan agrupar productos similares, según Mabisy. Por ejemplo, si hablamos de un supermercado podemos encontrar categorías como abarrotes y comestibles, deportes, bebés, limpieza, desechables, ferretería, frutas y verduras, higiene personal, entretenimiento como juguetería, entre otros.

Subcategoría

Por otro lado, las subcategorías permiten que los clientes accedan a los productos de manera lógica y eficaz. Por ejemplo, estructurar pasillos en el punto de venta enfocados a artículos para deportes, pero teniendo en cuenta que abra su categoría dirigidas a deportes como el fútbol, fútbol americano, el baloncesto, béisbol, entre otros.

Segmentos

Por último, al dividir los productos a través de categorías y subcategorías podemos encontrar también los segmentos, que son aquellos productos que están enfocados a necesidades más específicas. Por ejemplo, si hablamos de una categoría de alimento animales y, como su categoría para perros, podemos encontrar que hay segmentos de productos como la comida para perros húmeda y seca.

De modo que entender la relación entre categorías, subcategorías y segmentos es importante para atender mejor las necesidades del consumidor y sus hábitos de compra a través de tácticas de merchandising y una optimización de la exhibición para mejorar la rentabilidad de la categoría.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL