La tarde de ayer el ahora expresidente de Bolivia, Evo Morales, anunció públicamente en televisión que renunciaba a su cargo, esto luego de una serie de manifestaciones y acusaciones por fraude y corrupción ante las pasadas elecciones del 20 de octubre, en las cuales Morales salió victorioso, lo cual le permitiría seguir en el poder, luego de casi 14 años en el puesto gubernamental.

Tras esta noticia, personas se manifestaron en las calles de ese país, además de que el exmandatario aseguró, a través de su cuenta de Twitter, que había sido víctima de robo y daño a sus propiedades, así como de familiares cercanos, como parte de los actos del Golpe de Estado del que había sido objeto.

Luego de estos señalamientos, Evo Morales solicitó oficialmente asilo político en México, el cual ya le ha sido otorgado por parte del canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien ayer mediante su cuenta de Twitter señaló que estaba en contra del Golpe de Estado, además de manifestar su apoyo a los mexicanos que se encuentran en Bolivia.

Puedes consultar: ¿Qué aspectos en Bolivia se ven afectados tras salida de Evo Morales?

De acuerdo con el Secretario de Relaciones Exteriores, se procederá de inmediato al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia para que, bajo derecho internacional, se le otorgue a Evo Morales seguridad y garantías de que su vida y libertad no estarán en riesgo, según señala el medio El Universal.

Ante los hechos suscitados el día de ayer, así como temas de inseguridad que tiene Bolivia, son factores que influyen en la imagen y marca país de la nación latina, pues este tipo de actos y sucesos podrían afectar sectores como el turístico e inversión extranjera derivado de la incertidumbre y escenario político que se vive en dicho país.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL