El tren de la salud es una activación promovida por el Grupo México en conjunto con Ferromex, la guerrilla aporta en materia de salud, ofrece servicios de consulta médica, servicios hospitalarios, odontológicos, oftálmicos, ópticos, terapia física, algunas otras especialidades y farmacia.

Más artículos de Arturo González:
El mercado gay: viajes y conductas de compras
Programas de lealtad: Ni todo el amor, ni todos los puntos
Ixtapa: entre la atención y el servicio al cliente

Los indicadores de salud en nuestro país son un tema serio, lo que es notorio aun sin estadísticas es la falta de medicamentos, la endeble cobertura de doctores y especialistas, la atención medica centrada en enfermedades y no en la prevención.

También es de reconocerse el esfuerzo por lograr la cobertura del total de la población por medio del Seguro Popular, el cual tiene su bemoles que llegan a ser ofensivos, por ejemplo, se reconoce el diagnóstico de algunas enfermedades pero no se cubre el tratamiento y viceversa.

Cuando hablo de Responsabilidad Social en conferencias y clases, les comento a los asistentes que en México la entendimos como actividades pro ecológicas, en apoyo a la discapacidad y a la educación. En dichos parloteos los invito a salir de la caja para ir tras responsabilidades sociales que en verdad manifiesten un compromiso de soporte social, una acción que en realidad cambie un problema en especifico, no porque los rubros tradicionales no lo hagan, sino porque en ocasiones la actividad no tiene relación con los atributos de la marca o de los servicios que proveemos.

Estando en los 3 niveles de gobierno me he percatado de lo preponderante que resulta un cambio drástico en los programas y presupuestos para atender la salud, lo que es evidente es que en ausencia de gobernanza, las empresas o asociaciones dan el paso y se comprometen desde sus posibilidades.

Escucho con frecuencia la frase “pues si, lo hacen para evadir impuestos”, de inmediato me viene a la mente lo siguiente: en México, todos, estoy seguro que todos, hacemos lo necesario para estar en orden hacendario sin pagar tantos impuestos, así que la estrategia fiscal no le quita méritos a una campaña que se encuentra resolviendo una problemática.

Es recurrente la descalificación más en los proyectos que tienen respaldo de investigación y que se basan en prestar servicios, pero en el caso de DR VAGÓN lo que he visto es buena respuesta, lo hago en los religiosos días que asisto al cine y contemplo las reacciones del minuto donde se promueve, desde ahí se encuentra inserto el BTL, luego pasa por la publicidad uno a uno, la que se realiza en la consulta, la generada en el alivio, en la prueba óptica, en cada electrocardiograma.

Enhorabuena por el éxito, por el BTL y por un país con la salud suficiente para trabajar por él.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL