BMW pagará un impuesto fronterizo de 35% por cada automóvil que produzca en México y exporte a Estados Unidos, amenazó el presidente electo de ese país, Donald Trump.

El magnate, estrella de reality shows y próximo mandatario estadounidense advirtió que el fabricante automotriz debería construir su nueva planta en su nación porque “sería mucho mejor” para la empresa.

Trump hizo estas declaraciones al periódico Bild de Alemania, como parte de una entrevista que otorgó al mismo, y son como respuesta a otras hechas recientemente por la compañía.

Un vocero de BMW afirmó que una planta de la compañía en San Luis Potosí ensamblaría su nuevo Serie 3 a partir de 2019, para exportarlos al mercado mundial. Dicha planta se uniría a la producción en Alemania y China de este modelo.

No obstante, precisó que BMW se siente “en casa” en Estados Unidos, en donde dan trabajo a más de 70,000 personas.

“No hay reciprocidad”

El presidente electo afirmó que Alemania es un gran producto de autos, lo que era notorio por la cantidad de Mercedes Benz que circulan en Nueva York, pero que los alemanes no consumen la cantidad de vehículos Chevrolet al mismo ritmo, por lo que no había reciprocidad.

Afirmó estar a favor del libre comercio, al cual defendería, pero no a cualquier costo.

La amenaza se suma a otras que Trump ha hecho a diferentes compañías automotrices como Ford y Toyota con respecto al pago de un “gran impuesto fronterizo” si no llevan su producción a Estados Unidos en lugar de México.

Ford canceló recientemente los planes de construir una fábrica en San Luis Potosí, en un proyecto de cerca de 1,600 millones de dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL