Activación de marca: 3 estrategias de marketing que puedes incluir

791

Hablar de una activación de marca es referirnos a una disciplina BTL que busca tener un contacto directo con el target y darle una experiencia que lo haga recordar su nombre.

Este tipo de marketing es uno de los más usados a nivel mundial, dando pie a numerosas campañas realizadas, varias de ellas incluso premiadas en festivales internacionales.

Tan sólo en México, la inversión registrada para activaciones de marca llegó a los 6,451 millones de pesos, convirtiéndose así en la estrategia más desarrollada por empresas, además de ser la más ofertada por agencias BTL en el país.

Llevar a cabo una activación de marca requiere de una planeación y especificación de ciertos elementos para garantizar que el día y hora en que se realice, cuente con lo necesario para que se desarrolle de manera óptima y eficaz.

Y para darla a conocer, una marca puede apoyarse en estrategias como email marketing, contenido en redes sociales, y algunos canales ATL.

Cuando la activación ya está en curso, la marca encargada puede reforzar su comunicación, branding y experiencia con algunos otros recursos, medios o estrategias, como los que a continuación se presentan.

Artículos promocionales

Para mantener el recuerdo no sólo de la experiencia sino también de la marca involucrada, se pueden utilizar artículos promocionales que refuercen la recordación tanto de lo vivido en la activación como de la empresa responsable.

Además, dar un artículo promociona al finalizar la dinámica es también una forma de reconocer la participación del cliente, así como recompensar su preferencia.

Sampling

Dar prueba de producto o que la activación se base en este tipo de estrategia para demostrar la eficacia de un producto, es también un buen recurso para hacer más atractiva la activación y los consumidores se acerquen y participen.

Marketing experiencial

Los dos puntos anteriores, sumados a las actividades planeadas para la activación, el lugar donde se lleva a cabo, si se utilizó un stand, entre otros elementos, forman parte del marketing experiencial que en cada activación de marca se genera, con el objetivo de no sólo interactuar con el target, sino también conectar de forma emocional.