Como todos sabemos en la vida hay que tener reglas para crear una disciplina que nos lleve lejos y como no soy ajeno a eso de querer sobrevivir a la voraz competencia en el mercado, quise recurrir a Zombieland, una película que me gusta bastante no sólo por su historia llena de humor y zombies, sino que además tiene un desarrollo visual impecable y muestra cómo unas simples reglas nos pueden llevar a salir de distintas situaciones.

Más columnas de David Bonilla:
Procrastinar como recurso creativo
La creatividad y la teoría de la bicicleta

Así como el protagonista, también he creado una serie de reglas que me ayudan a sobrevivir a los cientos de obstáculos que enfrentamos todo el tiempo como creativos y comunicadores, además con el fin de aprovechar que se acerca Halloween, quise darle un toque apocalíptico. Así que aquí van mis reglas:

#1 Las ideas no se resucitan

Es válido tener ideas como referencia, pero nunca repitamos lo que vemos; la creatividad tiene una gran parte de innovación pero no dejemos de lado la transformación de las cosas. No copiemos ideas que vemos en otro país ni de otra marca, siempre tratemos de tener una cabeza fresca.

#2 El que escucha a lo lejos, corre mucho menos

Como comunicadores debemos siempre tener la disposición para poder compartir con las personas; no sólo debemos hablar, también debemos saber escuchar. Muchas ideas salen de las personas que no están en el negocio, muchas salen de lo que dicen los clientes y otras de la gente que no sabe nada de publicidad.

#3 Es mejor un golpe certero que cientos al aire

Si queremos evitar el desgaste de nuestro equipo tratemos de hacer que la comunicación sea lo más efectiva posible; no sólo seamos creativos, también hablemos de una estrategia clara que cumpla objetivos y llegue a metas reales.

#4 Los clientes ya no son tan zombies

El consumidor actual ya no se cree todo lo que decimos, por eso debemos esforzarnos para poder sorprenderlos y así convertirlos en adeptos de la marca. Busquemos la manera de generar una experiencia única, darles algo que la competencia nunca tendrá.

#5 Siempre estar preparado

Nunca sabemos cuándo nos va a llegar un proyecto que nos pueda complicar la vida, por eso recomiendo que siempre estemos listos con todo lo que podamos; veamos referencias, leamos sobre lo que esta pasando en el mercado y también todo lo que no tiene que ver con él. Convirtamos la investigación en un hobbie.

#6 No importa si es un zombie o Godzilla, hay que darle con todo

En este negocio no hay proyecto pequeño y por eso debemos tratarlos a todos con el mismo respeto para entregar siempre lo mejor de nuestras ideas; uno nunca sabe cuándo una idea viral o un premio se esconde debajo de un brief de bajo presupuesto.

#7 Hay que pensar como zombie para sobrevivir a un zombie

No me refiero a que pensemos todo el tiempo en comer cerebros, lo que quiero decir es que antes de ser creativos, publicistas o mercadólogos, fuimos consumidores. Por eso no debemos perder esa bella costumbre de criticar lo que vemos, de opinar sobre lo que nos gusta y de crear tendencias de consumo, andando con la corriente; encontraremos siempre el camino que más corre.

#8 Si el zombie se mueve, tenemos que movernos más rápido

En un mundo donde la tecnología y la globalización expanden la manera de pensar de las personas, siempre tenemos que ir un paso adelante; busquemos la innovación y el impacto en cada una de nuestras ideas para así convertir nuestras acciones BTL en referentes del mercado, no importa si es en estrategia, ejecución o creatividad.

#9 Siempre tengamos un plan B

No nos confiemos en una sola idea, siempre es mejor tener un respaldo por si algo falla; no todos los clientes tienen el mismo concepto de creatividad que las agencias y viceversa, por eso hay que tener un as bajo la manga y cuando el cliente diga “no me gusta”, nosotros podemos decirle “bueno, tenemos esta otra opción”.

Estas son mis 9 reglas, me gustaría saber cuáles son las que los han salvado de más de un zombie.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL