Luego de meditarlo, analizar pros y contras, y reunir el capital necesario para hacerlo, tomas la decisión de emprender aquel negocio que tanto ansiabas.

Las cosas marchan bien pero, en cierto momento, el asunto se complica y te ves con una serie de problemas que atentan con poner tu negocio en riesgo. Habrá muchos que se sientan intimidados a tal grado que decidan cerrar y no saber nada más del tema, pero seguro habrá otros que, aun con temor, se arriesgan y deciden seguir para que su empresa prospere.

Si se tiene la suficiente convicción de querer y luchar por algo y no estás dispuesto a renunciar, hay maneras de fortalecer ese espíritu emprendedor que te ayudarán a no perder de vista tus objetivos y que te empujarán hacia adelante.

Pasión por tu negocio

Si transformaste tu idea en algo tangible como una empresa o negocio, no permitas que esa pasión e ímpetu con la que iniciaste se vean desgastados por problemas que surgieron sin previo aviso. Sabemos que las condiciones económicas en México no son las mejores, pero que eso y otros factores no te hagan caer ni perder la pasión que tienes por tu empresa. 

Mira hacia el futuro

Cuando se tiene un negocio, lo ideal es trabajar en beneficio del presente que se vive, pero también como emprendedor o empresario debes considerar que tu negocio, los clientes, el lugar donde estás ubicado y el escenario económico del país no son estáticos y suelen tener cambios repentinos.

No tengas miedo a prospectar hacia un futuro de tu negocio, no te sientas limitado a pensar cómo será tu negocio en 5 o 10 años, verlo así te dará un abanico de posibilidades sobre hacia dónde puedes dirigir tu negocio para que marche mejor.

No pierdas de vista tu metas

Al iniciar con tu negocio, tus metas debieron ser claras, concisas, apoyadas de un modelo de negocio bien establecido. Ya con tu empresa hecha realidad, perder tus metas de inicio no es una opción, ya que son precisamente tus objetivos iniciales los que marcaran el rumbo de tu negocio. Puede haber cambios durante el trayecto, pero trata de no perderlos de vista.

Conoce y aprende de la historia de otros emprendedores

Leer sobre empresarios exitosos, conocer los inicios de su compañía, modelo de negocio, y hasta sus hábitos del día a día te funcionarán como modelos a seguir o guías para que, al momento de comenzar con tu negocio o querer hacer cambios, tengas por lo menos una referencia que te oriente. Quizá no todo lo que has leído de Carlos Slim o Lorenzo Servitje te funcione, pero al menos sí podrás conocer ciertos datos o formas de trabajo que influyeron en su éxito.

Cultívate

Leer sobre el tipo de negocio que tienes, saber cómo funciona, tener ejemplos, actualizarte, capacitarte y estar al tanto de lo que pasa en tu mercado y saber cómo se comporta el consumidor serán armas valiosas para tomar decisiones importantes que impacten de forma positiva en tu negocio, y también en tu desarrollo personal y empresarial.

Ten un equipo de trabajo positivo

Ante momentos o circunstancias complicadas, contar con un equipo de colaboradores con la disposición de ayudarte y con ideas y actitud positiva, te será más sencillo afrontar problemas en tu negocio.

Mantenerse positivo es de vital importancia para que las adversidades no te hagan claudicar.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL