Home office se veía como una modalidad impensable en la mayoría de las empresas de México, previo a la pandemia, hoy en día, las compañías y empleados prueban su verdadera fortaleza y solidez ante una nueva forma de trabajar. Solo aquellas cuyos cimientos son fuertes, han conseguido no solo mantener sus operaciones con calidad a distancia, sino que han crecido gracias a ello.

Muchos aspectos han surgido a raíz de trabajar desde el hogar, desde crecer la responsabilidad, puntualidad, salud personal, emocional, familiar, hasta la solidaridad en la relación empleado-compañía. Sin embargo, también enormes retos sobre todo en un entorno donde la práctica es prácticamente nueva. De ahí que existan al menos cuatro cartas que se pueden jugar en pro de empleados y empresas.

Nuevas tendencias, nuevas reglas

Desde Manpower, señalan que el trabajo a distancia llegó para quedarse, por lo que las empresas ya debieron reconfigurar los códigos laborales o encaminarse de inmediato a ello. Es decir, utilizar herramientas tan simples como videoconferencias, redes sociales, e-mails, etcétera, para medir la productividad en cada posición del empleado, no es necesaria tecnología de punta para ello, aunque si se tiene la posibilidad, vale la pena invertir.

Transformarse de raíz

De este primer punto se desprende que la salud psicológica y social de los empleados esté en riesgo.  De acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México, el 85 por ciento de las organizaciones mexicanas no posee las condiciones indicadas para que sus empleados tengan un balance entre su vida personal y el trabajo. Así, las empresas tienen la obligación de implementar nuevas medidas, y los trabajadores de cumplirlas, por el bien de ambas partes.

Respeto al derecho ajeno

En algunas ocasiones jugar la carta de pedir al empleado quedarse un poco más ante alguna circunstancia extrema es aceptable, pero esto no deben confundirse con un abuso y al parecer está ocurriendo entre las compañías. De acuerdo con una encuesta realizada por OccMundial y la Asociación de Internet.com, el 69 por ciento de los mexicanos que trabajan en home office actualmente, considera que las jornadas laborales son más largas que cuando iba a la oficina. El 50 por ciento trabaja de 5 a 8 horas diarias, mientras el 40 por ciento, de 9 a 12 horas.

Imagen: Bigstock

Juega a favor

La última carta para revisar y aplicar es brindar esta modalidad acompañando de nuevas prestaciones, que no necesariamente tienen que se económicas, pero que sí pueden ser una motivación para el talento de la empresa. El 61 por ciento de los entrevistados respondió que prefieren equilibrio entre su vida personal y trabajo, que tener un aumento o una promoción profesional, de acuerdo con encuesta TELM 2020, desarrollada por la empresa Kelly Services.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL