Algunas marcas han apostado por seguir con el modelo tradicional del repartidor o subcontratar empresas que envien los pedidos solicitan sus consumidores.

En el mejor de los casos, la inovación es una mejor forma de llegar al consumidor y soprenderlo con los productos que solicitó.

Por ejemplo, un caso que no es tan innovador pero si tiene que ver con el tiempo de espera es Amazon, que lanzó Prime Now en Madrid, el cual permite a los clientes de Amazon Premium escoger entre más de 18.000 productos y recibir su pedido en una hora o en dos horas sus pedido ya será gratis como si de pizzas se tratara.

Otro ejemplo es el de Domino’s Pizza quien decidió aventurarse con “Dru”, un robot repartidor. Este robot esta equipado para viajar a una velocidad de 18 kilómetros/hora, además de que puede pasar por terrenos rocosos o con fango, carreteras y vías peatonales.

Otra muestra es Google que tiene un dron llamdo Projet Wing, un servicio de entrega por medio de drones. La promesa es entregar los productos en menos de 30 minutos hasta la puerta de la casa del consumidor, justo como lo hacen varios e-tailers en el mundo.

Fotos: Redes sociales

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL