Desde siempre el juego y la imaginación son dos elementos que enganchan al target sin importar su edad, ya que hace interactuar al target y llevarlo a una zona de esparcimiento que ayuda a conectarlo con la marca de manera memorable. Así que, algunas campañas de ambient marketing explotan estos dos elementos para enganchar.

Notas relacionadas:
Ambient marketing que transforma el piso en un terreno ¿desigual?
3 brillantes estrategias de ambient marketing en las que un smartphone es indispensable
2 divertidas estrategias de ambient marketing para promocionar una galleta

Sobre todo, como es natural, el juego y el aspecto lúdico se conjuntan en las marcas que tienen que ver con productos para niños, juguetes o juegos de mesa. Un ejemplo claro de ello se dio este año en Guatemala donde la agencia Saatchi & Saatchi ideó una campaña que desafió la imaginación del público meta y trajo de vuelta la manía de la infancia de encontrar figuras entre las nubes.

Otra muestra de cómo las marcas de juguetes pueden enganchar con estrategias below the line lo da Lego que a través de una máquina musical acercó a los niños a este arte y logró generar ruido no sólo alrededor de la instalación, sino en los medios de comunicación y de boca en boca.

Anytime is game time fue el eslogan de la siguiente campaña de Pictionary que quizá es la que más engagement generó, ya que se llevó a cabo dentro de un centro comercial en Canadá, en donde por medio de un billboard interactivo la gente pudo jugar y ganarse premios en tiempo real. La idea fue de la agencia TrojanOne.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL