¿Capacitar a tu gente? Una pregunta que he escuchado en varias ocasiones y que muchos líderes de empresas piensan que no es necesario. Y más en estos tiempos donde la economía no camina tan rápido como quisiéramos, muchos líderes empresariales dejan a un lado el capacitar a sus empleados como gasto no redituable a corto plazo. ¿Será cierto?

Más columnas de Roberto González:
Shopper Intelligence para emprendedores
10 razones de por qué necesitamos por lo menos un mentor
¿Shopper Marketing es pensamiento exclusivo de Trade & Ventas?
El decálogo del éxito para emprendedores

Platicando con un líder de Recursos Humanos de una empresa global, me comentaba que cada día mas, las empresas no se preocupan por entender e implementar este rubro tan importante en el desarrollo de las empresas. Y que su productividad se ve mermada por individuos que hacen lo que “pueden” con resultados mediocres. Obligando a tener una alta rotación de empleados y bajas ganancias.

Argumentos como: “lo capacitamos y se va” son los que predominan en el ámbito laboral y gerencial, lo que provoca que las empresas demeriten sus entregables y veamos a gerentes y líderes “morirse en la línea” tratando de corregir o cubrir los grandes huecos que provoca el no tener al mejor equipo capacitado para desarrollar las grandes tareas a su cargo.

En mi opinión, el concepto está mal interpretado, es decir, las empresas ponen en sus presupuestos la capacitación como una “prestación” sin embargo para que la empresa tenga un alto desempeño, debería ser como una “obligación”, y visto como una “inversión” pues de esta forma se asegura que su línea de desarrollo interno sea el adecuado en todo momento.

Pero cuando empiezas un negocio ¿es viable pensar en capacitación? La respuesta es: SÍ. Recuerda que empiezas a construir procesos, controles y todo tipo de filtros que harán que tu producto sea especial y único. El entregable de lo que hagas será lo que te llevará a otro nivel como empresa y te asegurara el éxito a través del tiempo. Recuerda que tu competitividad depende de lo bien que tengas cubiertas todas tus líneas de trabajo. Pero si aún no estas convencido de si vale la pena, te enlisto algunas razones:

  1. Aseguras que todo tu equipo tiene el mismo estándar de calidad.
  2. Ayudas a mejorar los procesos internos.
  3. Ayudas a crecer su “visión” de tu equipo y tomar buenas decisiones basadas en experiencia y conocimiento.
  4. Nivelas el conocimiento de todo tu equipo y creas ecosistemas productivos basados en el entendimiento y comprensión personal
  5. Alineas la visión y misión de la empresa, sobre todo “el porque” dentro del mercado a donde pertenece.
  6. Mejora las actitudes y aptitudes de tu personal.
  7. Incrementas la empatía con tu personal y tu marca o compañía
  8. Desarrollas competencias importantes que generan valor agregado para tus Clientes y Productos.
  9. Involucras a tu personal en nuevas tendencias, procesos y creatividad que los hará tener una visión diferente de su trabajo buscando mejoras en el mismo, que equivalen a un ascenso y para ti mas ganancias.
  10. Con conocimientos tienes la oportunidad de crecer la oportunidad de abrir nuevas líneas de trabajo y nuevos Clientes para ti.

Grandes empresas como Disney, se preocupan porque sus equipos estén capacitados y conocimientos. Lo cual lo ven reflejado en ventas año con año.

En definitiva, la capacitación no debe ser un gasto, debe ser una inversión de tiempo específico en la cual tendrás mejoras en tu equipo y por ende en tu organización. No pidas que tu empleado se quede toda la vida contigo, mejor ayúdalo a crecer y seguramente él en algún momento regresará a ti como Cliente, abriendo nuevas oportunidades para seguir creciendo.

Esta claro que cuando una persona entra a tu equipo, sus conocimientos lo ayudarán a tener una buena implementación y desarrollo de su trabajo, pero si quieres que crezcan dichos conocimientos es importante que tenga una capacitación desde una inducción de la empresa, hasta herramientas que deba de manejar de inmediato.

Recordemos que no siempre sabemos todo, que lo importante es saber contratar “talentos” y entender que estos no siempre están listos para toda tarea, por lo cual hay que ayudarlos a que brillen. Y esa ayuda es instruirlos en lo necesario; procesos, creatividad en los negocios, entre otros cursos que no necesariamente parecen ser importantes, son verdaderos motivadores para que tu equipo cambie de pensamiento y brille sin que se los pidas.

Grandes empresas cuidan su imagen teniendo una gran preocupación por que sus equipos cuenten con lo necesario para hacer de manera excelente su trabajo.

Y ¿tú? ¿Cómo cuidas tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL