Los retos a los que se enfrentan los retailers en México y otras partes del mundo son varios, tan sólo con el tema de la digitalización y el comercio electrónico.

Pero, dentro del punto de venta hay una serie de aspectos que deben mantenerse cuidados y en los que, tanto tiendas como fabricantes, necesitan poner especial atención para mantener sus niveles de stock en óptimas condiciones, y que siempre haya disponibilidad de producto para el shopper.

Con lo anterior nos referimos a la auditoría, que más que ser un ejercicio de revisión, se trata de hacer un análisis meticuloso que muestre si los productos de una marca en verdad son exhibidos en el espacio y tiempo establecidos, de la forma correcta y bajo los lineamentos de la estrategia de promoción definida, lo cual va a influir notoriamente en la rotación y venta de cada marca y producto.

¿Qué no se debe pasar por alto al auditar tu ejecución en PDV?

Definir la pregunta de negocio que se desea contestar

Se refiere a saber si la autoría que voy a llevar a cabo se alinea o no con las estrategias de crecimiento de la compañía.

Objetivo de la auditoría

¿Qué deseo conocer o identificar en mi proceso de auditoría?, esta cuestión nos ayudará a saber qué propósito tiene dicho proceso y servirá de guía para llevarla a cabo de forma correcta.

Frecuencia de la auditoría

Es importante definir la frecuencia con la que cada auditoría habrá de llevarse a cabo, para entonces saber qué se medirá.

Mecánica del proceso

Implica tener claro el tipo de visita que se llevará a cabo, es decir, si será una visita de tipo mystery shopper o bien, una visita formal en la que se cuenta o se espera contar con la colaboración del establecimiento para obtener la información.

Datos incluidos

Determinar si un estudio se llevará a cabo con base en una muestra representativa, una medición del universo completo que ya se conoce, entre otro tipo de información que se busca conocer.

Indicadores a medir

Se deben tener claros los indicadores que se quieren obtener, así como el nivel de detalle (producto, marca, categoría) para que se estructuren las preguntas del estudio de forma correcta, y no tener que hacer una segunda auditoría por algún error.

Reconocimiento de campo

Ya sea una auditoria o un estudio de hábitos y prácticas, lo que se necesite, el objetivo es salir a campo con un equipo de trabajo para entender las posibles barreras que pudieran presentarse.

Gestión de permisos

Antes de iniciar una auditoría, es importante conocer si se requiere de un permiso especial y también si se puede hacer un levantamiento fotográfico para no tener inconvenientes.

Información homogénea

Es importante alinear, desde el diseño del estudio, el levantamiento de los datos, con base en las de definiciones internas, es decir, el canal o canales a revisar, periodos (semanas, meses, etc.), categoría, marca, entre otros.

Evaluación de proveedores potenciales

Para esto se recomienda revisar qué proveedores tienen la experiencia y enfoques necesarios que den respuesta a la pregunta de negocio. Por otro lado, se deben contemplar personas en el equipo con perfiles específicos como los de promotoría, ventas o agencias, que pueden ayudar a levantar información en el punto de venta.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) A.C. cuenta, hasta el momento, con un total de 51,917 tiendas afiliadas, mismas que deben ser auditadas con el propósito de tener una buena rotación de producto, e impactar positivamente en las ventas de cada fabricante y del punto de venta en cuestión.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL