Dentro del punto de venta, el visual merchandising es uno de los elementos necesarios y clave para la buena promoción y comunicación de marca ante los ojos del cliente.

Desde la elección de  los colores que habrán de llevar muros y pisos, hasta la construcción de escaparates, distribución del producto y creación de atmósfera, este proceso de diseño al interior de un establecimiento permite a una empresa llamar la atención del cliente, hacer su estancia más agradable y prolongarla, y claro, que la intención de compra se genere.

Uno de los elementos que componen el visual merchandising, y que sin duda favorece la comunicación y presentación de marca, es el escaparate o vitrina, un espacio que Joan Costa asegura solo es atendido por las personas entre 8 y 10 segundos, tiempo en el que la firma debe ser capaz de atraer la atención del consumidor e invitarlo a entrar a la tienda y conocer el resto del stock.

Visual Merchandising: ¿por qué favorece la comunicación?

Además de ser un proceso encargado de definir gran parte de la imagen de una marca, al interior de una tienda física, el visual merchandising también es un factor clave en la comunicación que mantiene la firma con los clientes.

Pero, ¿qué le permite a este proceso creativo y de diseño convertirse en una acción comunicativa?

Llamar la atención del target es también una manera de tener un primer contacto con el stock y empresa, de tal forma que se transmite su imagen y lo que ofrece.

La distribución de cada producto, tanto en una vitrina como al interior de un punto de venta, también favorece el proceso comunicativo. A través de su exhibición la firma le dice al cliente que el producto está ahí, que puede tocarlo, probárselo, verlo, sentirse cómodo y que es libre de llevárselo si lo desea.

Así mismo, con ayuda de visual merchandising una compañía también es capaz de contar historias. El diseño al interior de una tienda, el acomodo de mobiliario, la decoración, las prendas que porta un maniquí y cómo las tiene colocadas, la música e iluminación, en conjunto, ponen en contexto al cliente, tal como sucede con las temporadas de primavera/verano, otoño/invierno, regreso a clases, entre otras.

 

De igual forma, cada elemento que compone el visual merchandising también permite mostrar la imagen, valor e historia de una marca que habrán de comunicar al público si de qué empresa se trata, si es de lujo, país de origen, si es deportiva o casual, por mencionar algunos casos.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL