Busan y Daehong, Corea del Sur, impulsan una campaña en la que una luz rosa que avisa a los pasajeros cuando una embarazada sube al transporte público.

Se trata de un sistema bluetooth que alerta a los usuarios del tren subterráneo para que cedan sus asientos a las viajeras embarazadas.

Hasta el momento 500 mujeres han probado estos sensores, junto a los asientos reservados en el servicio de tren Busan-Gimhae.

Consta de dos partes, un beacon o radiobaliza en posesión de la mujer embarazada, el modelo es aplicable también a mujeres con bebés en brazos y personas mayores o con alguna minusvalía física, y un dispositivo que emite un pequeño aviso sonoro y se ilumina cuando detecta la proximidad de alguna de los beacons.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL