Uno de los principales retos para las marcas y las empresas es conectar con su público meta de manera eficiente. Esto puede lograrse por medio de acciones de marketing below the line, el cual tiene como principal característica que los esfuerzos que se realizan están muy segmentados. Prueba de su efectividad es que la inversión que se hace en BTL ha mantenido un crecimiento sostenido en los últimos años: para el periodo que compren del del 2009 al 2018 este indicador pasó de los 27,070 MDP a los 55,291 MDP, de acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL. Para este 2019 se espera que esta métrica crezca 2,890 MDP. 

Entre las estrategias BTL más solicitadas se encuentran se encuentran, en primer lugar, las activaciones con un 30.3 por ciento (17,629 MDP); en segundo lugar, el event marketing, con un 23 por ciento (13,382 MDP). Ambos están relacionados con la generación de experiencias,  las cuales, de realizarse bien, pueden dejar una huella indeleble en la memoria de de la gente, la cual esté asociada a una marca determinada. ¿Cómo se puede lograr esto? Para que una experiencia sea efectiva es necesario tomar en cuenta distintos aspectos, pero uno de los más relevantes es el venue en el que se lleva a cabo. Para hablar sobre la importancia de un recinto en este tipo de acciones, InformaBTL entrevistó a Estefanía Padilla, coordinadora comercial y de relaciones públicas del Estadio Azteca y a Javier Salinas, presidente de la Liga Mexicana de Beisbol.

Al preguntarle a Estefanía Padilla cuál era el rol que tenía un venue en la generación de experiencias, contestó lo siguiente: “Nuestro papel debe cumplir un ciclo, desde el primer contacto con el cliente hasta el cierre del evento. Desde el primer día en donde hacemos un scouting, con base en nuestra experiencia, siempre recomendamos ideas, montajes, logística que ya está comprobada como funcional, pero parte del éxito en la generación de nuevas experiencias consiste en que estamos abiertos a hacer y experimentar cosas nuevas que para el cliente son importantes, al final, el proceso nosotros siempre aprendemos también”, a lo cual agregó, “Este factor de apertura nos ayuda a generar experiencias diferentes, que muchas veces ni nosotros sabíamos que éramos capaces de llevar a cabo. Creo que la clave está en siempre probar nuevos horizontes y tomar en cuenta que este venue te permite hacer mil cosas, hasta done llegue tu imaginación realmente”.

Para continuar con la lectura de este y otros artículos de la revista, puedes suscribirte a la edición de junio. Solo debes dar clic aquí y suscribirte.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL