A pesar de que Tinder tiene poco de empezarse a popularizar en México, ya he escuchado la pregunta de cómo una marca podría adaptarse a esta controversial red social.

Más columnas de Félix Ríos:
La química creativa
Los paradigmas sociales
La mercadotecnia del paradigma
El viejo mundo y las viejas tendencias

Primero, para los que no la conozcan, Tinder es una App que busca personas a tu alrededor que coincidan con tu edad y preferencia sexual. La aplicación te va presentando una a una las opciones, tú puedes ver su perfil el cual es muy sencillo y muestra algunas fotos e información básica del usuario. Si al momento de ver uno de los perfiles sientes que tu corazoncito late más rápido o que la hormona se activa, puedes picar el botón en forma de corazón y si esa persona también le pica al corazón en tu perfil entonces se hace un match y pueden empezar a platicar. Ojo, también ya he escuchado de varias personas que me las han divorciado por andar usando la App, así que no es apta para personas con compromiso.

Como podrán ver, esta nueva red social es para el coqueteo puro, pero aún así, ya he escuchado varios intentos de las marcas por coquetearles a sus consumidores, por ejemplo, Dominos Pizza, para el 14 de febrero en gringolandia, creó un perfil en el que presumen haber conseguido casi 250 mil matchs. Pero también he visto otros ejemplos interesantes como el de una asociación que le busca hogar a perros, la cual logró muchas interacciones y por lo tanto le encontró hogar a muchos caninos.

Así que no dudo que muchas marcas en México también tengan la oportunidad de llegar con Tinder a sus consumidores, así que les dejo mi reflexión de los puntos a considerar antes de ponerse coquetos:

En primer lugar debemos entender que tanto en Tinder, como en todas las redes sociales, la gente está con diferentes actitudes, pero no precisamente están pensando en comprar, por ejemplo en Facebook están socializando, en Twitter se están informando y en Tinder andan tirando los perros, así que si una marca llega de repente a interrumpir las interacciones de los usuarios puede ser que no sean muy bien recibidas.

Otro punto a considerar es que en las redes sociales la gente está dejando información, es importante antes de entrar a cualquier red observar y escuchar para saber cómo podría ser la mejor estrategia de interacción.

Por último, hay que considerar que posiblemente no todas las marcas puedan entrar a todas las redes, recordemos que las redes sociales también son un tema de personalidad, porque sin duda el sello de muchas marcas no concuerda con la personalidad de ciertas redes.

Así que mis estimados lectores, sin duda la ola que se viene de nuevas Apps y redes sociales puede ser una gran oportunidad para innovar y tener interacciones reales con los consumidores, pero debemos cuidar la estrategia con la que entremos porque precisamente son herramientas sociales y no medios publicitarios.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL