He regresado a dar clases en la universidad del Incarnate Word y precisamente fui elegido para platicar de creatividad, y la experiencia ha sido muy positiva. Hoy quisiera compartirles un tema que es básico para la creatividad, el cual es la química.

Notas relacionadas:
10 buenos ejercicios para despertar tu creatividad
La creatividad y la teoría de la bicicleta
Explícame: ¿Por qué no cobras tu creatividad?

Cuando hablo de química no me refiero a la materia que muchos odiaron en la prepa y secundaria, sino a cuando usamos el término para hablar de la atracción y conexión entre personas. Este tema es importante porque la creatividad, debe ser capaz de conectar emocionalmente con el público.

En el primer ejercicio que realizamos en clase, les encargué que compartieran historias que pudieran emocionar a sus compañeros, no los limite en los temas, pero invariablemente todos tocaron temas tristes y eso termino en una chilladera monumental, así que la tarea siguiente consistió en hablar de historias más positivas pero que igualmente fueran capaces de conectar con los escuchas. Como podrán ver, mi objetivo era conocer su sensibilidad, ya que éste es un elemento básico de la química creativa.

Desarrollar la sensibilidad nos ayuda a dejar de ver al consumidor como simple signo de pesos para verlo más humanamente e igualmente nos ayuda a entender lo que puede emocionar al consumidor y evitar los caminos gastados, que aunque pueden emocionar al público objetivo, también a veces se cansa de que las marcas utilicen los mismos trucos, por ejemplo, cuando llega la temporada del Teletón todos somos testigos de cómo muchas empresas utilizan casi los mismos temas para compartir sus mensajes.

Yo sé que ya no es una novedad mencionar que la mercadotecnia ya no es una industria de simples transacciones, sino de interacciones y precisamente la base de una buena interacción tiene que ver con la capacidad de ponernos en los pies de los otros para entenderlos y generar empatía. Así que por más investigación de mercados que realice, si igualmente no se analizan los resultandos con la sensibilidad adecuada o si no se incluyen técnicas cualitativas que muchas veces resultan ser muy buenas porque agregan análisis sensibles, difícilmente podré conectar con los consumidores.

Así que la invitación de hoy es a reflexionar qué tan sensibles somos no sólo a la hora de hacer publicidad, sino de planear todas las estrategias que incluyan una interacción con el consumidor y por lo tanto evaluar que tanta química tiene mi marca con mi público.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL