Uno de los canales más importantes del marketing below the line es la mercadotecnia de eventos. Por medio del desarrollo de actividades como ferias, conferencias, congresos, presentaciones, lanzamientos e incluso conciertos las marcas pueden transmitir a su público meta un mensaje claro y definido, además de que, cuando se realiza correctamente, puede incrementar el engagement. Uno de los principales elementos para realizar este tipo de acciones BTL es el venue. ¿Cuáles son las principales características de este concepto? ¿Qué consideraciones hay que tomar en cuenta al seleccionarlo? Revisemos algunos de los puntos más importantes sobre este tema.

Una de las principales características de un venue es que cuenta con el espacio suficiente para recibir a una cierta cantidad de gente. Sus dimensiones serán muy variadas y estarán definidas en función de las propias necesidades del sitios, así como la de las actividades que se lleven en él.

Un venue usualmente cuenta con una serie de requerimientos mínimos para ser usado como un lugar para un evento determinado, que puede variar también según el tipo de actividad que se quiera realizar. Puede ser el propio espacio per se o en otros casos, además se esto, también será la tecnología en audio o en video que se puede brindar.

Estos son elementos importantes al realizar la organización de un determinado evento, como ya lo comentábamos. Por ejemplo, si de realiza una presentación ejecutiva, es necesario que el lugar donde se llevará a cabo está actividad tenga espacio suficiente para todos los asistentes (habrá que evitar a toda costa que haya gente de pie, especialmente por largos periodos de tiempo) y que además cuente con, al menos, un proyector para mostrar presentaciones.

También es fundamental que el venue que se elija tenga un buen acceso para el público, de tal modo que pueda llegar al sitio de manera sencilla y rápida. En caso de que el acceso sea más restringido, es importante ofrecer traslado.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL