Las redes sociales se han convertido desde hace algunos años en herramientas indispensables para las marcas, pues, a través de ellas no sólo es posible conectar con el público meta de una manera considerablemente efectiva, sino que también funciona como un canal de promoción para las firmas que utilizan dicho medio digital, dónde sobresalen plataformas como Instagram, Twitter, LinkedIn y Facebook. Precisamente en esta última hay un concepto que es muy relevante en lo que refiere a métricas: el alcance. ¿Qué significa este término? ¿Para que nos sirve comprenderlo y saber cómo funciona? Veamos algunos puntos importantes sobre el tema.

El alcance es puede comprender como el porcentaje de personas que logran ver una publicación que hemos hecho en una red social en un tiempo determinado. Dicho en otras palabras, es la cantidad de gente que vi una publicación hecha por alguien en un cierto periodo.

Por ejemplo, si se lanza una publicación en Facebook, el alcance consistirá en la cantidad de personas que ven dicho contenido antes de que desaparezca de su news feed.

Usualmente se considera que existen tres tipos principales de alcance: el orgánico (aquel que se consigue sin tener que invertir en pauta), el pagado (al contrario de aquel, en este sí se destinará una cantidad de dinero para promocionar un contenido) y el ganado (el tipo de publicación es tan exitosa que los propios usuarios la promocionan boca a boca).

Es importante mencionar que el alcance variará en función de la red social con la que se esté trabajando. Hay sitios como Twitter que le muestran a los usuarios el contenido cómo va siendo publicado. En el caso de Facebook esto es muy diferente, pues, a través de su algoritmo determina que es relevante para la gente y se lo muestra primero, según el tipo de publicación, las interacciones de la gente y su relevancia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL