Lo peor que le puede pasar a una agencia de cualquier especialidad es perder su sentido orgánico, ¿qué es esto del sentido orgánico?

Más columnas de Paco Santamaría:
Vendí mi imagen y mi vida por un tuit, ¿valió la pena?
El proceso creativo es más fácil de lo que parece y menos pretencioso de lo que se supone
Cómo perder a un cliente en 2 horas
Construyendo sobre el lado B de los clientes

Lo que es orgánico es todo lo relativo a la generación espontánea y no teledirigida. Es un crecimiento con rumbo y meta, pero natural y auténtico, como cuando las plantas miran y se enfocan hacia el sol.

La naturaleza es el organismo más sabio que existe, cada organismo que integra al reino natural, crece a medida de sus posibilidades reales y lógicas, nunca en contra de su naturaleza. Cada órgano ejecuta eficientemente su especialidad en el sistema. No existen errores, sólo evoluciones lógicas. Los organismos que no se adaptan a los cambios, están destinados a morir o ser comidos por otra especie.

¿Cómo sé si pertenezco a una agencia que ha perdido su sentido orgánico?

1. Pierdo naturalidad y espontaneidad para ir al centro de trabajo o coworking.
2. La burocracia desperece a la creatividad y los valores originales de la organización, los esconde y los opaca. La burocracia sin sentido, sólo sirve para hacerse la vida más amarga y alargar las cosas -Tip: Todos aquellos que se esfuerzan en proyectarnos que están muy ocupados, en realidad, no lo están tanto y más bien no están destilando sus inseguridades y traumas. La gente realmente ocupada no lo grita, ni lo publica, sólo está ocupada y enfocada-.
3. Pierdes objetivos y pilares de trascendencia y realización personal. Si estás en una agencia en donde no creces, te diviertes, trasciendes y te estructuras, estás perdiendo el tiempo. Escápate ya.
4. Las funciones de cada parte del crew no están claras y definidas. Se tropiezan y se estorban, muchas personas hacen funciones dobles y esto es una gran señal de que el sentido orgánico se ha perdido.
5. Cuando las agencias crecen en tamaño y head count gigantéscamente y sin sentido, todo lo orgánico se ha perdido. Y con ello el sabor y la vida real.

Somos seres humanos aunque a veces lo olvidemos y como diría la canción de salsa, nunca podremos ir en contra de nuestra naturaleza. Lo mismo debe ser para las organizaciones que creamos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL


Artículo anterior3 campañas de EUA que ganaron un León de Oro en Cannes Lions 2015
Artículo siguienteExclusiva: Pedro Egea habla sobre su triunfo en Cannes Lions 2015
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.