• Un negocio de churros se viralizó por una enorme respuesta dada al standupero argentino Lucas Lauriente.

  • Churrería El Topo respondió con una clase sobre la responsabilidad que conllevan las publicaciones en las plataformas.

  • La viralidad creció su exposición a nivel mundial y ahora el mundo conoce al negocio familiar de churros.

Cuántas imágenes de detalles que sorprenden a los consumidores nos encontramos en las redes sociales. Los puntos de venta pueden alcanzar la viralidad con un pequeño impulso.

En un ejemplo positivo tenemos a la cafetería Isabella Café, ubicado en la colonia Roma, que tiene como distintivo el color rosa y su decoración con flores instagrameables, un lugar por el que acuden cientos de consumidores sólo para tomarse una fotografía.

El plus de un negocio, aunque sea pequeño, puede llegar con una clave en el local, pero también con un producto popular, es el caso de un local de churros.

Te recomendamos:

Se lllama Churrería El Topo y se ubica en Argentina. Se trata de locales familiares que se han hecho entrañables en ese país. Hasta ahora no se conocían en gran parte del mundo, pero luego de la publicación del tweet de un standupero llamado Lucas Lauriente.

Su influencia también se desarrolla en Argentina pero ha tenido participaciones en Netflix. El personaje acudió a comprar churros a uno de los locales y se encontró con un anuncio de churros rellenos de queso roquefort. Tomó una fotografía y acompañó su publicación en Twitter con un insulto.

Mientras creía ser gracioso, la marca inesperadamente respondió con una clase sobre la responsabilidad que conllevan las publicaciones en las plataformas y un aporte a su branding con la historia de la compañía.

“Hola Lucas. Hace 52 años que hacemos estos churros. Sabemos que a veces la soberbia juega una mala pasada y creemos que el mundo que existe es sólo el que vemos y nos gusta. Seguramente tendrás otras cualidades para hacer reír a los que te siguen sin insultarnos. Saludos”

La respuesta obtuvo 8 veces más likes que el post original y es épica primero porque enterneció a los usuarios digitales, generando una conexión infalible. Además, porque aunque se trata de un negocio pequeño está atento a las plataformas.

Finalmente, la viralidad creció su exposición a nivel mundial y ahora el mundo conoce al negocio familiar de churros.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL