Hay distintas cuestiones que pueden motivas a una marca a trabajar ya sea en un proceso de rebreanding o en uno de restyling, de acuerdo con las necesidades que tenga. Uno de los principales motivos por lo que se puede dar el cambio de imagen de una empresa es porque han tenido una fuerte crisis de marca y esperan, de algún modo, separarse de ese problema de tajo; otra de las causas es porque la imagen de la compañía no empata ni con los valores y con la personalidad de la misma y, en consecuencia, no logra conectarse con el público. Un ejemplo de un cambio de diseño lo encontramos en el nuevo logo de Uber.

De acuerdo con Milenio, este cambio de imagen (también conocido como restyling) que ha tenido Uber hace relativamente poco tiempo llega dos años después de su último año.

Sin embargo, ¿en qué consistió la transformación? En primera instancia, se dejó el isotipo (parte simbólica de la marca en la que puede usar, por ejemplo, la iniciar de la firma) para transformarse en un logotipo (en el cual se utiliza toda la palabra, la cual es colocada en una tipografía en particular).

Otro de los elementos que cambió es la tipografía en sí: el actual logotipo de Uber ahora cuenta con un tipo de letra mucho más orgánica. De acuerdo con Milenio, las grafías que se usaron fueron personalizadas para la firma y llevan por nombre “Uber Move”, en la cual convergen las características de distintas letras usadas en el transporte.

Cabe destacar que el nuevo logotipo de Uber es más sencillo y cumple la funcionalidad de ser mucho más reconocible. Cabe destacar que, según comenta el medio informativo, esta transformación del logo se ha dado a raíz de que se consideró que el anterior no lograba conectar con sus clientes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL