Las cifras de Uber Technologies durante el primer trimestre del 2020 refieren que las reservas brutas de viajes, una medida del valor total de las tarifas que los inversores vigilan, cayeron 5 por ciento, a 10.9 mil millones de dólares, en comparación con el año previo, que registra un crecimiento de más del 20 por ciento.

Durante el punto más alto de la pandemia en distintas regiones, a mediados de abril, el volumen de viajes había bajado hasta en 80 por ciento. Pero por otra parte, Uber Eats salvó a la compañía con un crecimiento destacado de los pedidos en delivery.

Pero los negocios que se conforman con atisbos de optimismo suelen tener problemas a largo plazo, es por ello que la plataforma de viajes compartidos está buscando oportunidades de negocio y parece que las ha encontrado en el transporte público.

El objetivo ahora es vender su tecnología a terceros y desde Bloomberg confirman que ha comenzado con los trayectos de sus trabajadores. El primero en beneficiarse es el departamento de transporte público del condado de Marin, California.

El software “Marin Connect” implementará la tecnología de Uber en el transporte público por 80 mil dólares para dos años de servicios. Previo este trato ya habían hecho algo con el competidor de la app, Lyft.

Con esto, los trayectos serán solicitados desde Uber con un pago de 4 dólares para cualquier distancia y 3 dólares para personas con discapacidad, sin ganancias para Uber.

Pero esto es solo el inicio, pues David Reich, director de Uber Transit, aseveró que más compañías se sumarán a esta nueva estrategia. El objetivo es expandirse a nivel mundial, obteniendo otra fuente de ingresos para la compañía.

Te recomendamos: 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL