Todo en el mundo se está digitalizando y la información de los canales de venta no iba a ser la excepción. Los clientes quieren desarrollar herramientas móviles que les permitan simplificar procesos y obtener información de mejor calidad.

Más artículos de Vanessa Garza:
¿Dónde quedó mi marca?
Hot spots ¿existen o los creamos?
Game Over, el shopper llegó al checkout

En la era de “trabajar a mano” (algunas empresas siguen en ella), los vendedores generaban un reporte en papel y se lo entregaban a un supervisor de forma diaria. Éste a su vez, lo trasladaba a una hoja de Excel para concentrarlo junto al de todos los vendedores a su cargo.

El reporte de cada supervisor lo recibía un coordinador de región y así sucesivamente hasta que un responsable, a cargo del mar de información, tenía en sus manos “el archivo de oro” para pasárselo al cliente.

La cosa es que “el archivo de oro” pasó por tantas manos que el porcentaje de información errónea siempre era demasiado alto, partiendo de si el vendedor se dio a entender en lo que escribió, el supervisor lo interpretó correctamente y así en la cadena de jerarquía. Ahora, ni hablemos de tiempos para llegar al reporte final y menos aún de la confianza, porque nadie sabe a ciencia cierta si los autores reportan completamente la verdad o manipulan la información a favor de su evaluación y recompensa.

Ante esto, era obvio que los clientes encontraran en lo digital la oportunidad de optimizar recursos y tiempos para obtener información, por eso cada vez más empresas hacen su apuesta al desarrollar herramientas móviles para la fuerza de venta que opera en campo, atacando principalmente necesidades de trade marketing, atraídos por el tesoro al final del arcoíris.

Sin embargo, los pioneros de este mercado de herramientas fueron ayudados por el cliente, quien estuvo detrás del diseño y funcionamiento de sus desarrollos. Al final, es él quien tiene el insight de un problema y probablemente las ideas de cómo pudiera resolverse si contara con la herramienta ideal. Es ahí donde la empresa desarrolladora de sistemas se vuelve indispensable para digitalizar este expertise.

Guiados por las instrucciones de un cliente que domina su territorio, un grupo de inteligencia llamado “el departamento de sistemas”, desarrolla complejos algoritmos blindados con la más alta seguridad para que suceda la magia con sólo poner un smartphone en las manos del vendedor y así obtener en una simple pantalla el resultado de combinar toda esa información en segundos.

Estas brillantes personas tienen conocimientos increíbles para generar programas, pero no son los expertos en nuestra área de trabajo, lo referente al Marketing.

La habilidad de crear el sistema en conjunto con un cliente o experto en trade, shopper, retail, entre otros, es lo que hace al negocio exitoso. Uno necesita del otro para crear y mostrar el dominio y potencial de su conocimiento.

La réplica y mejora de estas herramientas digitales está a la orden del día.  Quien antes no tocaba el territorio de canales y punto de venta, hoy encuentra un potencial de negocio en la creación de herramientas para los expertos e involucrados en trade, quienes piden ayuda desde hace 10 años y apenas hoy la están consiguiendo.

Pero ¿estaremos entrando en una etapa de modernización de trade en donde el mercado comience a inundarse de proveedores que hacen lo mismo? Shopper y Trade Marketing han sido abandonados por mucho tiempo y hay muchas necesidades que satisfacer, pero todos se pelean por la misma rebanada de pastel.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL