En México, más del 90 por ciento de las compras se realizan en efectivo, no obstante, uno de los retos del país es transitar hacia modelos que impulsen el dinero digital para lograr una mayor inclusión financiera y transitar a mecanismos electrónicos. 

En vista de que el dinero es una abstracción que se basa en la confianza, el dinero físico puede reemplazarse por métodos no tangibles, pero la privacidad es un aspecto que motiva al consumidor a continuar utilizando efectivo.

El sistema de pagos electrónicos se han sofisticado, lo cual ha permitido la diversificación de los medios de pago y el crecimiento en el uso de dinero electrónico. En el primer trimestre del año, el Banco de México lanzó la plataforma Cobro Digital (CoDi), un sistema basado en transferencias a través de código QR y tecnología NFC, con el que se espera se reduzca el uso de efectivo, así como brindar beneficios a compradores y comercios. 

En vista de que el dinero es una abstracción que se basa en la confianza, el dinero físico puede reemplazarse por métodos no tangibles, pero la privacidad es un aspecto que motiva al consumidor a continuar utilizando efectivo. Má allá de los retos y oportunidades, marcas y retailers están impulsando herramientas que impulsan al consumidor a hacer menos uso del efectivo

Hoy en día, países emergentes de Asia, Europa, África y América Latina experimentan tasas de crecimiento de dos dígitos en operaciones digitales. Respecto a la relevancia de este tipo de pagos, BBVA Research destaca cinco tendencias en ámbito de pagos digitales:

  • Open banking
  • Monederos móvil
  • Pagos sin contacto
  • Una sociedad sin dinero en efectivo
  • Pagos instantáneos
  • Criptomonedas.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL