Hay veces que ya no sé si reír o llorar. Son de esas ocasiones que se pierde un poco la brújula de lo que está pasando. A veces, les comparto, me siento como espectador de una gran película fantasiosa que parecería mucho ficción pero que en la realidad afecta a muchos millones de personas.

Más artículos de Paco Santamaría:
Los clientes Pet Friendly gastan más del 11% de su gasto doméstico cada mes
¿Qué hacer cuando pierdes una cuenta o cliente? Los 5 movimientos rápidos y efectivos
La era de las experiencias y los que se quedan

Les cuento un poco el guión de la historia de un país: Pongamos un grupo delincuencial que sea el enemigo público número uno durante un sexenio o la mitad de un sexenio, creemos un personaje mítico y legendario como “El Chapo”, invencible, inalcanzable y hachemos a andar un leyenda viviente, después crea a su grupo antagonista rival y ponles un nombre fuerte y que proyecte firmeza como “Los Zetas” y así poco a poco es posible ir creando historias con personajes tan increíbles e inverosímiles como “Los Caballeros Templarios”, “Nueva Generación”, “La Mano” o “Los Guerreros Unidos”.

Así es como muchos gobiernos terminan convirtiéndose en contadores de historias y buenos guionistas más que en resolver las necesidades de sus ciudadanos.

En este momento la comunicación oficial nos cuenta la historia de una pareja de criminales, al estilo Bonnie and Clyde y hasta con un gran título “La pareja Imperial” ¿Caeremos con la narración otra vez?

¿Qué pasa con este tipo de historias que nos cuentan los gobiernos a través de los medios?

  • Sólo mitifican y desvirtúan realidades clave.
  • Proyectan posicionamientos erróneos y desvirtúan de objetivos y metas específicas como país.
  • Desvían la atención de los problemas reales.
  • Crean personajes irreales que carecen de verosimilitud.

¿Cómo leer las historias verdaderas?

  • Consultar varios medios y fuentes de información. La diversidad de información genera riqueza mental y sentido común.
  • Enfocarse en los problemas y necesidades reales de las personas. Lo que realmente es importante es…
  • Detonar preguntas y nunca dejar de preguntarse.
  • Hacer en la medida de lo posible investigación de campo para conocer historias reales.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior5 infografías que revelan de dónde viene la inspiración para comprar
Artículo siguiente10 divertidos memes que se mofan de “El Buen Fin”
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.