Rusia.- La agencia BBDO realizó una campaña de marketing directo para Starbucks en el mercado ruso, un terreno nuevo para la marca donde busca posicionamiento.

Más noticias sobre Marketing Directo:
Listerine hace Marketing Directo con mal aliento
Música hecha con ligas

Un ejemplo de que hasta las lovemarks necesitan de una campaña de marketing efectiva, y además no siempre cuentan con el mayor de los presupuestos.

El reto de BBDO era introducir a Starbucks en el top of mind de los consumidores rusos, que no están enamorados de la marca como en otros países, y para hacerlo se enfocó en uno de los elementos de identidad más poderosos de la marca: el empaque.

Con un presupuesto limitado, la agencia creó postales que se convierten en las tradicionales mangas de Starbucks, se ofrecieron a clientes que llevaban un vaso de café de otra cadena para “disfrazar” sus vasos con el icónico logo y se utilizó el claim “Todo café debería ser un Starbucks”.

Starbucks se vende como una marca “superior”, por ello BBDO concibió un proyecto de marketing directo que hiciera sentir a las personas que lo que estaban tomando era “diferente”, “mejor”, “con más estilo”.

¿Funcionó? De acuerdo con la agencia la marca ha logrado un buen inicio en Rusia colocándose en los primeros lugares de preferencia entre cadenas de café, además de un crecimiento del 26% en posesión de franquicias.

Por Nuri Cobos

Vía Adsoftheworld

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL