Samsung busca un nuevo inicio para dejar atrás la crisis provocada por las fallas en el Galaxy Note 7, además de enfrentar riesgos sin precedentes en su historia.

El co-CEO de la compañía, Kwon Oh-hyun, precisó que ésta se enfocará en la innovación de sus productos ante un panorama en el que la economía mundial no muestra signos de recuperación, reportó Bloomberg.

La crisis en la empresa de Corea del Sur comenzó poco después del lanzamiento del Galaxy Note 7, a fines de agosto pasado, cuando salió a la luz que el dispositivo tenía una falla de fábrica que lo hacía incendiarse.

La debacle le costó 6 mil millones de dólares a Samsung.

La más reciente crisis hizo darnos cuenta que quizá nos hemos vuelto complacientes; y nos servirá como impulso para un nuevo inicio.

Precisó que la compañía debe enfocarse en innovación para fortalecer su competitividad y liderazgo en tecnología.

Asimismo, Kwon urgió a sus empleados a desarrollar un plan para enfrentar crisis como la más reciente.

El mensaje ocurre a una semana de que Lee Jae-yong, un miembro de la familia fundadora de Samsung, se uniera al consejo administrativo de la misma.

De esta manera, Lee tendrá un papel de más importancia en las decisiones de la empresa como estrategias, reestructuraciones, alianzas y venta de activos.

En su más reciente reporte financiero del tercer trimestre del año, Samsung registró un caída en sus ingresos de 17%. Agregó además que el efecto del Galaxy Note 7 afectará sus resultados del cuarto trimestre de 2016 y del primero de 2017.

En 2015, Samsung obtuvo ganancias por 177 mil millones de dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL