Parece obvio, pero no muchas marcas lo tienen claro. Las empresas pierden alrededor del 10 por ciento de sus consumidores al año porque, simplemente, no centran sus esfuerzos en construir una relación duradera. Actualmente optan por centrarse en la implementación de otro tipo de estrategias -la creación de nichos de mercados, por ejemplo-, en vez de enfocarse en la atracción, dejando de lado el factor de la satisfacción del cliente.

El portal Statista, muestra que para generar demanda en el mercado, las empresas optan por estrategias de éxito comprobado como la interacción en redes sociales, publicidad en televisión, campañas online (banners y display), street marketing, programas de recompensas y lealtad, email marketing y BTL digital.

Este tipo de programas no solo refuerzan la imagen positiva de las marcas, sino que tienen impacto directo en sus ganancias.

En 2015, una encuesta de Yahoo! arrojó los siguientes datos contundentes: en la categoría de entretenimiento en sus múltiples facetas, los clientes incrementan hasta en un 6 por ciento el consumo de productos asociados a un programa de recompensas y lealtad; en viajes, el incremento es del 8 por ciento y en retail el aumento es hasta un 40 por ciento, por encima de productos que no recurren a estrategias de retención de clientes.

Algunos ejemplos de estas últimas son:

1. BRINDAR UN SERVICIO DE ATENCIÓN EXTRAORDINARIO

Primordial en la búsqueda de la excelencia para cualquier empresa, pues son los clientes, finalmente, quienes pueden contar a otras personas qué tan bien han sido tratados por la empresa.

2. PROGRAMAS DE RECOMPENSAS Y LEALTAD

120 millones de recompensas se han vendido en los últimos 15 años en México, de acuerdo con datos de la empresa Quantum, especialista y líder en el desarrollo de estrategias de este tipo. Para las empresas que contratan este servicio, los resultados se traducen en el aumento del volumen y frecuencia de ventas. Ofrecer incentivos o beneficios atractivos es vital.

3. INTEGRIDAD DEL PRODUCTO O SERVICIO.

Los consumidores se verán atraídos hacia las empresas cuando son abiertas y honestas con ellos, debido a que demuestran un interés y un compromiso genuinos.

Incluso el cambio más pequeño en los programas de retención a clientes, puede desembocar en grandes transformaciones para las marcas, ya que sus resultados tienen eco en el futuro. Incrementar esfuerzos en la retención de clientes, es una inversión que rinde dividendos inmediatos para las marcas o empresas; de esta manera también, los clientes son recompensados generando como consecuencia, lealtad.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL