BBVA

Esta semana, el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, anunció que la entidad será neutra en emisiones de carbono en 2020 y señaló que “la sostenibilidad es un eje esencial” en la estrategia de la entidad y subrayó que “el futuro de las finanzas es financiar el futuro”.

Durante su participación en la Cumbre del Clima de Madrid, Torres Vila dijo que el cambio climático es “probablemente, la mayor disrupción en los negocios que la humanidad ha afrontado nunca”.

Torres Vila anunció que la entidad asignará un precio interno a sus emisiones de CO2, incorporando así este factor en sus procesos de toma de decisiones. Esto “incentiva a cada área” a planificar el gasto en CO2 que tendrá cada una de sus acciones, favoreciendo así la reducción de las emisiones, según Efe.

Santander

Por otro lado, Banco Santander anunció su compromiso para ser neutro en carbono en 2020 mediante la compensación de todas las emisiones que genera en su actividad diaria.

El banco, que tiene 200 mil empleados en 10 mercados principales en Europa y América, redujo sus emisiones y su consumo de electricidad un 27 y un 36 por ciento, respectivamente, entre 2011 y 2018.

El 43 por ciento de la electricidad utilizada por Santander procede de fuentes renovables, y la entidad se ha comprometido a que todo su suministro eléctrico provenga de energías renovables, en la medida de lo posible, en 2025.

Además, el 100 por ciento de sus instalaciones en todo el mundo contará ese mismo año con la certificación ISO 14001, el estándar para diseñar y aplicar un sistema de gestión medioambiental eficaz en las empresas. Con esta y otras acciones, el banco prevé reducir sus emisiones en un 46 por ciento adicional entre 2019 a 2025, según Efe.

Telefónica                                                                              

En tanto, el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, anunció durante su intervención en la COP25, los nuevos objetivos de reducción de energía y emisiones de CO2 de la compañía, compromisos que ayudarán a contener el aumento de la temperatura global en un 1.5ºC y que le permitirán ser neutra en dióxido de carbono en 2050.

“En Telefónica somos conscientes de la urgencia de reducir las emisiones de CO2, y por esta razón hoy reforzamos nuestros compromisos”, dijo Vilá, para quien “las empresas que no asuman su responsabilidad en este nuevo mundo dejarán de ser relevantes a corto plazo”.

Estos objetivos, un total de cinco, llegan después de que Telefónica cumpliera con dos años de antelación los retos que se había fijado para 2020 en materia de eficiencia energética, electricidad renovable y emisiones de CO2, según Efe.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL