Aunque espacio como Facebook (la red social más utilizada en prácticamente todo el mundo con 2,000 millones de usuarios) ha anunciado que hay una desaceleración en la cantidad de nuevos suscriptores que registra, lo cual puede ser una especie de indicador de problemas en el sector del social media, lo cierto es que las redes sociales siguen siguen siendo parte importante de la vida de las personas en la actualidad; por lo que dichos canales continúan siendo utilizados por las empresas para lanzar campañas. Existen distintas herramientas para trabajar con ellas, entre las que destaca el hashtag. ¿Cómo funciona y cómo se le puede sacar el mayor provecho? Son algunas interrogantes que mencionaremos en las siguientes líneas.

Un hashtag funciona como una etiqueta, por medio de la cual las personas (y también las marcas) pueden agrupar publicaciones de un determinado tema. Dicho de otra manera, a través de dicho componente se puede juntar los comentarios que se hacen sobre algo.

A través de un hashtag es posible generar y potenciar una conversación digital entre los usuarios (en el sentido más lato) en una cierta red social. Por ejemplo, en las elecciones presidenciales de México en 2018 se establecieron varias etiquetas, las cuales eran usadas por medios, marcas y personas en general para hablar sobre un candidato o un cierto tópico.

Correctamente utilizadas, estás etiquetas digitales pueden ayudar a aumentar el alcance y las impresiones que se tienen sobre las publicaciones que se hacen. Si se está hablando mucho sobre un tema con un hashtag de por medio y éste se utiliza para generar contenido, es más probable que otras personas lo vean. Incluso puede ser una gran herramienta para atraer tráfico a una tienda online.

Sin embargo, se ha mencionado que los hashtags no funcionan de manera uniforme sobre en todas las redes sociales. Más bien, se ha sugerido que su uso sea diferenciado entre cada una de las plataformas que existe. Por ejemplo, en Facebook hay quien considera que es mejor evitar su uso, mientras que en Twitter se ha dicho que lo óptimo es utilizar solo dos etiquetas. Para el caso de Instagram, se ha comentado que lo mejor es usar al menos 11.

Independientemente de lo establecido o sugerido por otras personas, habrá que convertirse en científicos digitales y, a través de la prueba y error, determinar qué es lo que mejor funciona en cada circunstancia, para obtener lo mejores resultados.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL