En un punto de venta, todos los elementos, desde los productos en los anaqueles hasta la iluminación que se usa en los pasillos responde a una estrategia dirigida a un objetivo específico: orientar al cliente a qué adquiera un determinado producto. Para lograr esto hay una rama de la mercadotecnia below the line que está especializada en este tipo de acciones: el shopper marketing. Sin embargo, para poder implementarlo, es necesario tomar en cuenta una serie de cualidades para que funcione de manera efectiva, sobre las cuales platicamos abordamos algunos de los temas más importantes en las siguientes líneas.

Una de las principales tareas del shopper marketing (y quizá la más importante de ellas) es el trazado de customer journey. Por medio de la ruta que se establece, se puede generar estrategias. Este camino variará si se trata de una tienda online o física. No obstante, en ambos casos, es fundamental contar con las herramientas necesarias para adquirir la información conveniente para hacer el delineado de dicho camino, las cuales puede ir desde los mapas de calor hasta el aprovechamiento de la dark data por medio de las cámaras de seguridad del retailer.

Otro de los elementos que hay que considerar en el shopper marketing es la detección de cuáles son sus preferencias y gustos de la parte, con la finalidad de integrar dicha información en la estrategia.

A propósito de la estrategia, es importante mencionar que para llevar a cabo una acción de shopper marketing es necesario que se logre de manera coordinada entre el proveedor y el distribuidor, es decir, entre la marca y el retailer, con la finalidad de que la campaña que se realiza en el punto de venta este articulada y trabaje de manera fluida.

Hay que destacar que es necesario medir toda campaña que se realiza antes, durante y después de su implementación para probar su efectividad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL