• De todas las empresas que existen en el país, sólo el 20 por ciento está preparada para hacer home office, según datos de la UNAM.

  • Se estima que el 48 por ciento de los mexicanos escogerían trabajar a distancia, si se les ofreciera la opción, según datos de Citrix.

  • Según datos de Statista, sólo el 39 por ciento de las empresas en México han adoptado el sistema de trabajo a distancia.

Para bien o para mal, el coronavirus ha hecho que muchas empresas en todo el mundo adoptaran el home office como forma de trabajo. Si hay algunas compañías que ya han implementado desde antes esta práctica, lo cierto es que hay muchas otras para las que este modelo de trabajo es completamente nuevo, al cual muchos de los colaboradores no se encuentran adaptados. Uno de los aspectos que pasa frecuentemente cuando se labora de este modo es que se cae en el sedentarismo, por lo que es conveniente tomar en cuenta algunas acciones para evitar quedarse estático.

Como parte de las buenas prácticas al momento de hacer home office, es importante que todo colaborador cuente con un cronograma, en el cual se especifique qué es lo que se tienen que hacer, cuándo y para qué fecha tienen que estar listo. Si se es más específico, se puede poner horarios; sin embargo, en cualquier da las dos opciones es conveniente que los trabajadores hagan espacio para que hagan algo de ejercicio. Es recomendable que sean deportes de bajo impacto como el yoga, para que se puedan realizar in situ.

Otro de los aspectos que debe tomarse en cuenta al hacer home office es que el aislamiento total nos cierra la posibilidad de mantenernos activos. Si no salimos de nuestras casas, no respiramos aire fresco y tampoco podemos despejar nuestras mentes para tener ideas nuevas. Esto se debe implementar, por supuesto, una vez que haya pasado la emergencia sanitaria.

Sin embargo, es importante no sólo mantener activo al cuerpo cuando se hace home office, sino también a la mente, para lo cual será bueno realizar actividades como leer un libro, ver una serie o jugar videojuegos, para que el cerebro se desconecte del trabajo de vez en cuando.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL