Quizás suene absurdo, pero existen marcas que no comprenden aún a sus clientes. Esto lo podemos ver cada vez que una marca trata de ofrecer valor a través de una campaña BTL.

Para las finanzas de una compañía esto puede ser preocupante, ya que si no se conoce profundamente al cliente difícilmente se podrá generar una relación sólida con él. Porque crear valor a través de una activación o una promoción va más allá de tener datos importantes de los clientes o de la competencia: representa una oportunidad para establecer una relación significativa con los consumidores.

Todo esto puede sonar muy agradable o incluso una historia ya vivida por otras marcas con más tiempo en el mercado. Sin embargo, es importante entender que uno de los ingredientes esenciales de las estrategias de marketing BTL es el conocimiento del cliente.

Es decir, que toda actividad a implementar necesita bases de datos internas, inteligencia de marketing e investigación de mercados. De esta manera, podríamos comenzar un análisis del cliente, lo conoceremos mejor y entenderemos el mercado con la finalidad de adecuar la estrategia al entorno actual del consumidor. Por ejemplo, podremos conocer los los mejores canales para desarrollar la campaña, también sabremos si los competidores están atacando el mismo nicho de mercado o si lo han olvidado; incluso podemos saber si nuestra campaña necesita más información para que su casa sea más sólida.

En otras palabras, es necesario que antes de implementar una estrategia BTL, te tomes el tiempo para recabar, procesar, entregar y analizar la información del mercado para entender mejor a los clientes y llevar a cabo las decisiones más acertadas que aseguren el posicionamiento de la marca a través de las estrategias de marketing Below The Line.

Al final, si realizas este paso antes de la implementación te beneficiarás del conocimiento de la investigación de mercado y evitarás desperdiciar tus recursos en campañas sin un objetivo claro.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL