La llegada de una empresa a un mercado nuevo es un desafío no solo para quienes la dirigen, sino también para quienes se encargan de operar cada área del negocio. El conocimiento de los hábitos de consumo, la demografía, infraestructura y competidores, son solo algunos de los factores que deben a analizarse ante una estrategia de esta dimensión.

En México, según datos del Inegi, la esperanza de vida de una empresa es de 7.8 años, y se estima que el 33 por ciento de los emprendimientos mueren durante su primer año. Un factor que incremente si tenemos en consideración que la falta de capacitación en las ventas es uno de los motivos que genera el fracaso en los negocios. Por su puesto, la disciplina, el esfuerzo y los sacrificios son un componente importante para empujar un nuevo producto al mercado.

Sin embargo, la falta de una estrategia de comercialización –en muchas ocasiones– es uno de los grandes errores que comenten los emprendedores, y es lo que genera que el lanzamiento de un nuevo producto sea una odisea.

Los profesionales de marketing, en cambio, ven el lanzamiento de un producto algo distinto. El especialista en mercadeo, Philip Kotler, alguna vez estableció que cada producto tiene un ciclo de vida, a pesar de no contar con una duración específica.

Kotler explica que el lanzamiento de un producto se dificulta sobre todo en la etapa de introducción, es decir, cuando el producto ingresa por primera vez al mercado. Esta etapa demanda tiempo y empeño para generar mínimas ventas, además de que los gastos en promoción incrementan.

Entender este punto es clave para adecuar la estrategia e impulsar el lanzamiento a través de acciones que apuesten por incrementar el contacto directo con el consumidor y aprovechar al máximo la presencia para generar ganancias a corto plazo, ya que para forjar el liderazgo en el mercado implica “jugar las cartas correctamente desde el principio”, según Kotler.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL