• Presuntamente Natura copió y pegó “black lives matter” en el traductor y colocó literalmente “las vidas negras importan” en un post.

  • La polémica palabra “negra” o “negro” está relacionada directamente con racismo cuando se usa para referirse a una persona.

  • El 82 por ciento de los especialistas en marketing declaran que el compromiso social de su marca juega un papel en el crecimiento de su negocio.

En su intento por sumarse a defender los derechos de los afrodescendientes, ante la muerte de George Floyd (asfixiado por un policía que le puso una rodilla encima hasta que perdió la vida), Natura utilizó polémicas palabras que la tienen en problemas.

En su campaña pro diversidad, la firma colocó frases como: “Toda vida negra importa” o “Vidas negras importan”, lo que de inmediato le valió críticas en redes sociales por utilizar la polémica palabra “negra”, debido a que se considera incorrecto llamar así a un afrodescendiente, pues es directamente relacionada con racismo.

Para la comunidad es fundamental erradicar el odio hacia el color de piel y para los usuarios de redes sociales, la campaña de la marca es errónea al colocar “negra”, pues puede resultar ofensivo.

El error de Natura estaría en copiar y pegar “black lives matter” en el traductor y colocar literalmente “las vidas negras importan”, cuando en realidad la marca pudo decir simplemente que las vidas importan, sin distinción.

Ante las críticas en sus perfiles de Instagram, Facebook y Twitter, hoy por la mañana la marca reitera sus palabras e indican que abrazan la diversidad, utilizando nuevamente “#VidasNegrasImportan“.

Sus respuestas al parecer no son las de atender una crisis de marca, pues en general contestan con frases que parecen programadas y con impulso a sus ventas, lo que no ayuda a la compañía.

Te recomendamos: 

¿Crisis de marca?

El tema no se debe tomar a la ligera, ya que ha costado miles de vidas a un país que lucha contra el realismo. Las marcas no deben sumarse a una tendencia por ganar seguidores, sino realizar acciones de fondo o al final terminarán por afectar a la propia compañía.

El 82 por ciento de los especialistas en marketing declaran que el compromiso social de su marca juega un papel en el crecimiento de su negocio, de acuerdo con iProspect. Pero cuando realmente se trata de un compromiso social.

El ejemplo se ha dado con marcas como Nike, que en su momento lanzó una polémica campaña apoyando a Colin Kaepernick. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atacó a la empresa por apoyar al exquarterback de la NFL, célebre por arrodillarse durante el himno nacional, pero eso no le importó y continuó apoyando la causa y la lucha contra la discriminación racial. Sobre George Floyd, Nike cambió su slogan de “Just do it” a “Por una vez, ‘no lo hagas’”, en señal de que los consumidores no deberían dejar pasar el tema.

Una compañía que solo se suma con posts y además, mal, puede pagar caro las consecuencias de una estrategia mal planeada.

Los hechos han sido calificados como los más graves que se reportan en el país desde 1968, cuando Martin Luther King fue asesinado, según dijo Darnell Hunt, decano de ciencias sociales en la Universidad de California en Los Ángeles, a la BBC, ya que la protestas se han extendido por EU y han derivado incluso en movilización militar y toques de queda por parte del Gobierno de esa nación.

*Este medio consultó a la marca Natura y está en espera de su postura.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL