Por: Pablo Mercado
Twitter: @paglom
email: [email protected]

Anteriormente era muy común entrar a algún restaurante, supermercado, tienda departamental o centro comercial que no tuviera música. Lo primero que se le ocurrió a los gerentes de las tiendas y/o a los profesionales de marketing, fue poner discos con su música favorita o con la música de moda en ese momento con el fin de aislar un poco el ruido y lograr crear un mejor ambiente.

Más de Pablo Mercado:
Los aromas de Disney
Las 5 Claves del Marketing Sensorial

El problema principal era que podías entrar a una sucursal diferente de una misma cadena y  podía o no haber música, y si había, lo más probable era que ésta no tenía nada que ver con el concepto de la tienda y mucho menos con el tipo de música que habías escuchado en otras sucursales.

Con los años esto fue mejorando ysurgieron empresas especializadas que ofrecían el servicio de música ambiental. Dichas empresas empezaron ofreciendo discos con extensas bibliotecas musicales de todo tipo. Posteriormente con la llegada del Internet estas empresas lograron ofrecer un servicio mucho mas completo, por medio de un servidor que se actualiza diariamente con bibliotecas musicales que van desde el pop, rock, instrumental, hasta música navideña, infantil o cualquier otro genero.

Con este nuevo servicio se lograron abaratar los costos y que todas, absolutamente todas las sucursales de alguna cadena de tiendas, restaurantes y/o supermercados reproduzca la misma canción al mismo tiempo; lo único que se necesita es tener conexión a Internet , un CPU y un par de bocinas.

Hoy en día es muy raro entrar a alguna tienda que no tenga música ambiental y cada vez son más las que invierten en programas de música personalizados. Y es que muchos estudios demuestran que una aplicación bien planeada la música no sólo funciona para entretener a los consumidores, si no también para atraer sus emociones.

Es por esto que se tiene que seleccionar la música adecuada para lograr provocar la emoción correcta en el target correcto. ¿Se imaginan que en una tienda de ropa para jóvenes se reproduzca el mismo tipo de música que en una tienda departamental enfocada a personas adultas? Esta es la razón principal por la que las personas mayores no pueden pasar más de 5 minutos en una tienda enfocada a adolescentes.

Son muchas las tiendas  que tienen una selección de música muy bien estudiada y gracias a esto logran que nos sintamos más felices, nos de hambre, nos relajemos, nos aceleremos y por supuesto que compremos más.

Gerald Gorn lo demuestra en su estudio The Effects of Music in Advertising on Choice Behavior. Poniendo música a los consumidores mientras miraban diversos productos, Gorn descubrió que un 80% de las personas elegían los productos en función de la música que les gustaba. Estas personas atribuyeron luego sus preferencias a las cualidades de los productos y no a la música.

Los profesionales en marketing tienen que aprender muy bien a utilizar la música, ya que ésta puede burlar la barrera de la mente racional y llegar directamente a la mente emocional , que es el paraíso donde los consumidores compran movidos por el deseo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL