Por: Pablo Mercado
Twitter: @paglom
email: [email protected]

Mientras caminas por algún parque temático de Disney, algo que no podrás dejar de notar es la gran cantidad de aromas que existen en el lugar. Y es que todos los pasillos del parque huelen a palomitas, razón por la cuál es común ver a cientos de personas consumiendo estas golosinas, así mismo  las tiendas de regalos y dulces huelen a diferentes dulces desde la entrada para llamar la atención de los transeúntes. Los espectáculos en vivo huelen a pólvora para crear una sensación de realismo, en la calle principal se cambian los aromas dependiendo de la temporada o festividad, por mencionar algunos están los aromas a caramelo, pan de jengibre y pino navideño en Navidad y el aroma a calabaza en Halloween.

Más de Pablo Mercado:
Las 5 Claves del Marketing Sensorial
De la religión al marketing
Los aromas llegan formar parte incluso de los juegos, por ejemplo, en los Piratas del Caribe utilizan un aroma a viejo y abandonado, y en algunas áreas a sal de mar. La Torre del Terror huele a un auténtico cuarto de calderas , y el  ejemplo más impresionante es el juego llamado Soarin dentro del Epcot Center, que es un simulador de vuelo por todo California y mientras vas recorriendo paisajes vas respirando aromas; el Gran Cañón huele a tierra, los viñedos huelen a barricas y a vino, los plantíos de naranja huelen a naranjas frescas, etc.

Tampoco podían dejar a un lado los hoteles,que tienen sus propios aromas de acuerdo a la temática; por ejemplo, los tipo western y de cowboys huelen en la recepción a madera y en el restaurante, a pastel de elote.

Todos estos aromas son generados artificialmente por una máquina llamada Smellitzer diseñada Bob McCarthy y patentada por Disney.  Dichas máquinas alcanzan a cubrir hasta 200 pies de longitud y son ubicadas estratégicamente para que no se mezclen los aromas entre áreas.

Muchos de los aromas que existen en Disney difícilmente son identificados por la mayoría de las personas, pero créanme, cumplen su función de transportarnos a un lugar, espacio e incluso época o abrirnos el apetito.

Así que la próxima vez que vayan a Disney y  se sientan en un mundo lleno de magia recuerden que gran parte de esta experiencia se debe a los aromas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL