Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, firmó una orden ejecutiva que decreta la salida de ese país del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Cooperación Económica (TPP).

El mandatario dio luz verde a la decisión, como parte de la visión nacionalista y proteccionista del comercio y la economía que ha manifestado desde su campaña a la Casa Blanca, al afirmar que el TPP “lastimaría” a los trabajadores estadounidenses.

El Acuerdo no había sido aprobado por el Congreso de EU, por lo que la firma es más simbólica de las políticas que Trump planea implementar.

En su discurso inaugural, Trump manifestó:

Debemos proteger nuestras fronteras del saqueo de otros países que manufacturan nuestros productos, roban nuestras compañías y destruyen nuestros trabajos.

El  TPP reunía a 11 países en la zona del Océano Pacífico que incluyen a Canadá, China, Japón, Vietnam, Malasia, Australia y México.

La finalidad del Acuerdo es crear una zona de libre comercio para el 40% de la economía mundial, además de reducir aranceles, establecer reglas para resolver disputas y proteger patentes y propiedad intelectual.

El ex presidente Barack Obama negoció el Acuerdo, aunque no obtuvo el apoyo incluso de los representantes demócratas, incluida Hillary Clinton, quien eventualmente perdió las elecciones presidenciales frente a Trump pese a expresarse en contra del acuerdo.

Tanto Clinton como Trump coincidieron en que el acuerdo sólo beneficia a las grandes compañías multinacionales, en detrimento de los trabajadores y el medio ambiente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL