Si de algo me he dado cuenta en México es que muchas reuniones giran en torno a la comida, que sea dicho de paso, es muy rica. Esto viene a colación por las fechas patrias en México, donde se acostumbra comer varios platillos típicos, de los cuales el pozole es de mis preferidos.

Más artículos de Fabián Ghirardelly:
¿Cómo crecer?: practicidad y mayor valor agregado,
Una gran competencia que no vemos

Por amigos sabemos que la tradición en casi todas las familias es prepararlo en casa, pues en nuestro caso lo tenemos que comer fuera, ya que todavía no lo sabemos preparar. Es un platillo que me gustaría encontrarlo en el súper ya listo, sólo para servirlo y llevarlo a casa este fin para festejar con los niños como otras familias lo hacen.

Pero pensando en general en la comida que se vende lista para consumir, encontramos que el 45% de los hogares mexicanos no suele comprarla. Un 30% lo hace sólo en emergencias o en ocasiones especiales, mientras que un 26% si la acostumbra comprar.

En lo que más se fijan los mexicanos al comprar comida lista para consumir es en el sabor; 35% se fija en que sepa a comida recién hecha, 33% en que sea saludable y un 31% en que sea fresca. En cuanto a la alimentación, la calidad y el sabor son lo más importante, mientras que tenga un precio justo es importante para el 18% de los consultados.

Las razones por las que no consumen este tipo de alimento son varias: porque no les gusta (28%), porque no se tiene el hábito (21%) o porque son caras (13%). Pero la razón que más llamó mi atención es que un 13% de las amas de casa opinan que uno de sus roles es cocinar con calidad para su familia, por lo que comprar la comida lista no es opción para ellas.

Las verduras ya limpias y cortadas es algo que les puede ayudar a quienes no se animan a comprar comida lista. Muchas marcas están haciendo estos esfuerzos, por ejemplo, vegetales cortados enlatados o puré de tomate o incluso tomate picado y hasta sazonado. Que sientan que uno de sus roles sea cocinar rico no excluye simplificar su vida con ayuda de productos con sabor casero.

Somos de Latinoamérica el 3er país que menos compramos comida lista para consumir, por lo que hay muchas áreas de oportunidad para este mercado.

El sabor a “comida recién hecha” o comida casera es un área de oportunidad. Como les he contado en otros artículos, los mexicanos son muy exigentes con los sabores, tienen un paladar diferente gracias a la comida local. Por lo tanto las marcas tienen un gran desafío en lograr ser aceptados en los hogares mexicanos…es una tarea difícil pero no imposible; sopas, caldos y muchos otros platillos listos para preparar han logrado entrar ya a las cocinas mexicanas con éxito.

Otro camino es el ahorro de tiempo, que es muy importante para todos. Cada vez tenemos menos tiempo o visto de otra manera, el mismo tiempo para hacer más cosas. Esto permea a todas nuestras actividades. Por ello se puede incrementar el consumo de la comida congelada y lista para consumir si además de tener un rico sabor, se destaca en la comunicación el tiempo que se ahorraría en tener listo un guiso y en qué se podría invertir ese tiempo ”ganado”.

Este tipo de comidas se están desarrollando fuertemente en muchos países del mundo. En París visité, hace poco tiempo, tiendas que sólo vendían este tipo de productos, sólo comidas listas para consumirse. Es muy interesante lo que sucede en el viejo mundo con este mercado puesto que se han logrado posicionar para todo tipo de ocasiones de consumo en el hogar…incluso para “grandes eventos” de la casa, algo impensado para nuestro mercado actual. En México ya estamos dando los primeros pasos y seguramente veremos un desarrollo importante de este tipo de productos en el futuro.

¡Aprovecho para desearles felices fiestas a todos!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL