Las maestras del BTL son miles y millones de mujeres que conforman un ejército de vendedoras y promotoras de las distintas marcas cosméticas. Para estas ejecutivas no hay obstáculos, logran sus metas y superan récords en ventas, valiéndose de la Mercadotecnia directa.

Más notas relacionadas con Mercadotecnia directa:
Qué se puede aprender de Mercadotecnia directa en Amado Carrillo
Mercadotecnia directa y social en la puerta de la casa
Recordación efectiva en piezas personalizadas de direct marketing

Las empresas cosméticas tienen a su cargo ejércitos de mujeres trabajando en la Industria cosmética. La historia de AVON nos lo dice: su creador David H. McConell, vendía libros de puerta en puerta y solía regalar a las amas de casa una fragancia elaborada por él mismo como promoción en la compra. Sin embargo, como muchas veces ocurre, el producto promocional superó la venta de origen y entonces creó la California Perfume Company en 1886 y ahí comienza el éxito AVON, que consiste en uno de los casos más emblemáticos de Marketing directo o venta directa.

Y desde entonces sigue funcionando para muchas empresas dedicadas a la producción y venta de cosméticos; la fórmula sigue siendo la misma: emplear a muchas mujeres, empoderarlas y al mismo tiempo hacerlas sus clientas cautivas.

Mary Kay, AVON y Natura; son sólo tres ejemplos de lo que logran las ventas por catálogo.

En el caso de Natura México cuenta con más de 74 mil consultores y consultoras que capacita constantemente, para la empresa es una inversión que le traerá más ganancias.

Las ventas por catalogo son un negocio en sí mismo, tanto Mary Kay, como AVON y Natura se basan en los mismos principios, aunque sus mercados son distintos.

Pero las tres empresas ofrecen empleos a millones de mujeres amas de casa que son consideradas socias y accionistas, lo que las involucra e identifica plenamente con la empresa, es lo que se llama “ponerse la camiseta”; a todas ellas se les ofrece trabajar desde casa, con ganancias directas sobre el producto vendido de hasta un 25% y 40% aproximadamente.

El BTL es una realidad en la industria cosmética, pues las ventas se hacen sobre la línea, cara a cara para probar el maquillaje más favorable al rostro.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL