Material POP: 7 errores que pueden dañar su eficacia e inversión

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Dentro del punto de venta, la competencia es cada vez más fuerte, no solo por la cantidad de productos, sino también por las estrategias de promoción y comunicación de las que disponen, entre ellas el uso de material POP.

Dentro del punto de venta, la competencia es cada vez más fuerte, no solo por la cantidad de productos, sino también por las estrategias de promoción y comunicación de las que disponen, entre ellas el uso de material POP.

El Point Of Purches, comúnmente abreviado y conocido como material POP, es una de las formas en que un fabricante y el mismo minorista se dispone a ofrecer información relevante de su marca y productos, además de mantener una comunicación diferenciada con el comprador.

Entre las cosas que un material POP puede comunicar destacan las siguientes:

  • Promociones.
  • Cambio de imagen o rebranding.
  • Lanzamiento de nuevo producto o servicio.
  • Relanzamiento al mercado.
  • Campañas de marketing social.
  • Rediseño de packaging.

Material POP, de inversión a gasto 

Al ser el punto de venta un canal imprescindible y clave para los fabricantes, es necesario que hagan una correcta selección de las estrategias a utilizar, para entonces ser relevantes en el anaquel, pero sobre todo para el cliente.

Datos del Departamento de Investigación de InformaBTL, publicados en el Estudio Anual de Inversión en BTL 2018, indican que de los 51,879 millones de pesos invertidos el año pasado, 4.1 por ciento se destinó al desarrollo de Point Of Purches, es decir, 2 mil 75 millones de pesos.

Si bien no es la estrategia BTL en que más llega a invertir una marca, no por ello deja de ser importante su diseño, ejecución y medición.

A continuación presentamos una serie de errores que no solo vulnerarían la efectividad del material POP, sino que harían de lo invertido un gasto.

  • No definir objetivos de su uso: aunque parezca lógico, en ocasiones puede darse una definición errónea de objetivos, situación que podría dar pie a un mal diseño, y por ende, malos resultados.
  • Saturación de información: como sucede con el packaging, poner mucha información e imágenes puede confundir al cliente, lo cual evitará que el mensaje sea claro e inteligible.
  • Mala ortografía: lejos de las críticas que esto puede desatar entre los compradores y redes sociales, es preciso que se cuide mucho la ortografía y redacción del contenido para así garantizar su pleno entendimiento.
  • Elección errónea del canal: para que pueda promocionarse un producto de forma correcta, es necesario que la colocación del material POP se haga en el sitio o lugar adecuado. De esta manera el shopper podrá ubicar fácilmente el artículo.
  • Falta de claridad en el mensaje a comunicar: si bien la ortografía influye en la claridad de un mensaje, así como en la comprensión del mismo, se debe cuidar que lo escrito, junto con los gráficos y demás elementos concuerden y mantengan una coherencia.
  • Mala calidad del material: si se elige una baja calidad en la materia prima para crear un material de este tipo, se corre el riesgo de que la impresión, así como su permanencia y visibilidad en punto de venta se vean afectadas.
  • No designar tiempo de exhibición: líderes de marcas mencionan que cada material requiere de cierto tiempo en tienda, lo cual dependerá de los objetivos de la marca. No obstante, es importante que se defina desde el inicio para que así la agencia encargada de hacerlo desarrolle un material de calidad, con las especificaciones pertinentes.
Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Recomendación del día
Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.