Pocas marcas se han arriesgado a experimentar con el marketing sensorial, pues para ello deben aplicar estrategias below the line muy creativas y que impacten de manera única a los shoppers, en este caso la iniciativa británica Edible Cinema decidió llevar la experiencia de ir al cine a otro nivel.

Notas Relacionadas:
Creatividad en marketing sensorial premiada en Cannes
Marketing Sensorial: Percepción, análisis y afecto
Marketing sensorial: campaña une a padres y bebés a la hora del baño

Las personas que decidan participar tienen que comprar boletos para una función en específico y al llegar se les da una caja que contiene cinco paquetes pequeños enumerados que contienen alimentos secretos pero que están relacionados con momentos claves del filme, mismos que deberán comer cada vez que aparezca un número en la pantalla.

Dicha acción de marketing sensorial ya fue aplicada en la película El laberinto del fauno, en la que los invitados pudieron disfrutar de palomitas ahumadas con aroma de pino, las cuales deberían comer en las escenas del bosque, lo que le daba otro sentido a la película. 

La próxima experiencia sensorial se realizará el 30 de septiembre en el Museo de Ciencias de Londres, en la que se expondrá la película de Tim Burton, Charlie y la fábrica de chocolate.

Esta acción below the line, bien podría ser replicada por cadenas como Cinépolis o Cinemax en México lo que sin dudar les elevaría el branding, que mucha falta les hace.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL